Tom Brady y sus bucaneros jugarán el Super Bowl LV en casa


Tom Brady y los Bucaneros completaron su obra en la Conferencia Nacional y se convirtieron en el primer equipo de la historia que disputará el Super Bowl en casa. Una vez más fue la defensiva de Tampa Bay la que limpió el pésimo accionar de su quarterback en la segunda mitad y se aprovecharon de una polémica decisión de Matt LaFleur para imponerse 31-26 a los Empacadores de Green Bay.
Aaron Rodgers y compañía desperdiciaron tres series ofensivas en el último cuarto y alargaron a tres su racha negativa en finales de la NFC perdidas de forma consecutiva. El duelo de futuros miembros del Salón de la Fama quedó en manos de Brady, con todo y sus tres intercepciones. Ahora está a un paso de su séptimo anillo de campeón, todo esto a sus 43 años.
Lejos de los nervios que significa una final de Conferencia, tanto Brady como Rodgers jugaron muy cómodos durante prácticamente toda la primera mitad, logrando jugadas grandes para mantener controladas a las defensivas.
Tampa Bay fue el primero en pegar desde la serie inaugural, con Brady conectándose con Mike Evans en la zona prometida para tomar la ventaja. La visita trató de involucrar a los corredores y Leonard Fournette añadió un segundo touchdown. Previamente Green Bay había emparejado el marcador tras un bombazo de Aaron Rodgers a Marquez Valdes-Scantling.
Las dobles y hasta triples marcas sobre Davante Adams lo limitaron a solamente tres recepciones y 24 yardas durante la primera mitad. Inclusive Rodgers lo buscó en tres oportunidades dentro de zona roja y se tuvo que conformar con tres puntos cortesía de un gol de campo en el pie de Mason Crosby.
Ambos conjuntos lucieron concentrados y no cometieron ningún castigo durante los dos primeros episodios, y fue a falta de menos de un minuto para el descanso que ‘A-Rod’ realizó el primer gran error. Fue interceptado en medio campo y Tampa Bay lo capitalizó con el segundo touchdown aéreo de Brady. Bruce Arians se la jugó en cuarta oportunidad, y el seis veces campeón de la NFL le dio la razón.
Tom Brady llegó con marca de 10-1 en los playoffs cuando se iba al descanso con ventaja de doble dígito, y la aumentó con todo y su pésimo accionar.
Green Bay se había quedado sin margen de error y muy pronto Aaron Jones perdió su segundo balón de la tarde, dejando a los Bucs en zona roja. En un abrir y cerrar de ojo la visita tomó ventaja de 18 puntos.
Los Empacadores necesitaban de Davante Adams y el #17 respondió en dos series ofensivas que terminaron en las diagonales, la segunda de ellas en sus manos. Fue la defensiva de los primeros sembrados de la NFC la que realizó las jugadas grandes, interceptando el ovoide en tres oportunidades.
El juego llegó a los últimos minutos con ocho puntos de diferencia. Rodgers tenía la oportunidad de quitarse los fantasmas de los años anteriores y no pudo. A ocho yardas del touchdown y en cuarta oportunidad, LaFleur decidió patear un gol de campo y confiar en su defensiva. La jugada no le salió y Brady se acabó el tiempo para decretar el pase de Tampa Bay al Super Bowl LV.
Ahora esperan al campeón de la Americana, que se decidirá esta tarde en un duelo en el que Josh Allen y sus Bills buscarán terminar con la maldición ante los actuales campeones de la NFL, los Chiefs de Patrick Mahomes.
Tom Brady jugará su décimo Super Bowl, luego de haber guiado a los Patriotas en 12 ocasiones. Es el cuarto mariscal de campo que llega al super domingo con dos equipos distintos.

Previous Asesinan a 5 integrantes de una familia en León, incluyendo una niña de 11 años
Next Presidente y jugadores de equipo brasileño mueren en accidente aéreo