DE PANDEMIA, CRISIS ECONÓMICA Y TERQUEDAD


Por Luis Pinal Da Silva

La situación en México es delicada. A casi un año de que la pandemia llegara y, con ello, un largo calvario de millones de mexicanos, las autoridades mantienen el empecinamiento de que no recurrirán al endeudamiento para buscar salidas y apoyar no solamente al sector productivo, sino a los pobres de este país.
Resulta extraño advertir que México tiene espacio fiscal para poder solicitar apoyos crediticios, lo cual, si se observa en su justa dimensión, parece ceñirse a un propósito político, o despropósito, como guste verse.
Hablar, como lo hace el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, de que la toma de deuda resultaría casi una cuestión de “lujo” que otras naciones sí pueden darse, es inconcebible, máxime que el deterioro económico empezó a registrarse desde hace un año, justo cuando inició la pandemia.
En momentos como los que se viven, las tesis y el sentido común indican que es imperante recurrir a la deuda para impulsar programas de apoyo a las familias más afectadas por la crisis, máxime si se advierte – y no es invento alguno – que el éxito en la estrategia del presidente Andrés Manuel López Obrador de destinar recursos a poblaciones más vulnerables y no al sector laboral, no arroja los frutos deseados, toda vez que la contracción económica y, por ende, el cierre de empleos, se agudiza.
En el horizonte se aprecia que, a medida que avanza la crisis de salud, la económica y los despropósitos gubernamentales, todo lo que se haga, como la reforma a las pensiones y el incremento al salario mínimo, lejos de beneficiar al grueso de los mexicanos tendrán un impacto negativo permanente.
La ecuación es básica: mejorar el salario mínimo y las pensiones, colocará al sector productivo en un shock general.
No debe omitirse un dato: durante los últimos dos años México no tuvo crecimiento en la productividad; el fantasma que galopa es el del cierre de empresas, el crecimiento de la informalidad, la evasión fiscal y la pauperización de los trabajadores de México.

Previous Olga Sánchez Cordero negó que AMLO ya hubiera sido vacunado contra Covid
Next Genera desarrollo urbano del Edoméx confianza entre inversionistas