Sube a 99 la cifra de muertos por erupción del Volcán de Fuego en Guatemala


La cifra de muertos por la erupción del Volcán de Fuego el pasado domingo en Guatemala se elevó hoy a 99, de los cuales 28 ya han sido identificados, informó hoy el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).
Este miércoles fueron ingresados 24 cuerpos a las distintas morgues administradas por el Inacif en los departamentos centrales de Sacatepéquez y Guatemala, así como al sureño Escuintla.
También se registró el descenso de material volcánico, flujo piroclástico y lahares en el ala suroriental del coloso, de 3.763 metros de altura sobre el nivel del mar, ubicado en el departamento de Escuintla, pasando por encima de varias comunidades en ese lugar.
Bomberos Voluntarios de Guatemala encontraron en las últimas 24 horas varios cadáveres de víctimas del volcán de Fuego, que intempestivamente hizo erupción el pasado domingo, pero la pesadilla por esta tragedia tocó hondo en el corazón de los rescatistas, al hallar en una precaria vivienda de San Miguel los Lotes, en el pueblo El Rodeo, a seis hermanos menores de edad abrazados y calcinados, así como a dos adultos, presuntamente sus padres, reportaron medios locales, entre ellos el periódico Prensa Libre.
Los bomberos reportaron a medios locales que los pequeños, identificados por sus apellidos Ascón Muralles, fueron identificados por una de sus tías que fue a buscar a la familia al lugar de la tragedia, y que al momento de entrar a la casa los encontraron abrazados, como resguardándose de la furia del coloso. La casa quedó sepultada por toneladas de cenizas y arena, según Prensa Libre.
Eva Ascón perdió a sus seis sobrinos, sus hermanos y sus padres, quienes integran la lista de los 75 muertos que hasta ahora ha dejado la erupción. Los menores fueron identificados como Joel, de 9 años; Ilario, 8; Ángela Teresa, 6; Joab, 4; Cecia, 3; y Abisaí, 1. Los padres de los hermanitos, Joel Ascón (hermano de Eva) y Dilsa Muralles no aparecen, mientras que Eva teme lo peor, pues no volvió a hablar con ellos.
Allan Cifuentes, del Cuerpo de Bomberos Voluntarios que participó en el rescate de los cuerpos de los menores y de dos adultos, posiblemente los padres, asegura que esta imagen nunca la olvidará, esto sin contar que durante las tareas de búsqueda sus botas se derritieron debido a lo caliente del suelo y las ceniza.
En tanto, en La Escuintla, otro pueblo afectado por la furia del volcán, Inés, un lugareño, con impotencia al no saber nada de su familia, imagina lo peor. Está confundido, observa las toneladas de arena y ceniza que cubren su precaria vivienda, donde su mamá, su esposa, hijos y nietos estaban cuando ocurrió la tragedia, señaló el periódico Prensa Libre.
En medio de esta escena devastadora, parecida a una zona de guerra, Inés reconoce un árbol y una pared vecina de donde vivía con su familia. Señala una lámina y asegura que su esposa e hijos están bajo los escombros. Voltea y señala un tumulto de arena. “Ahí está el resto de mi familia”, dice conteniendo el llanto.

Previous Chispazo provoca tragedia en Tultepec dejando 9 muertos
Next Exige ONU a EU dejar de separar a familias inmigrantes