Aeroméxico solicita el último tramo de su financiamiento de 1,000 mdd


Aeroméxico solicitó el desembolso del último tramo del financiamiento preferencial garantizado (o DIP financing) obtenido como parte de su reestructura financiera, un monto de 625 millones de dólares (mdd) de un total de 1,000 mdd, luego de cumplir con todas las condiciones de parte del fondo Apollo Global Management.

“El fondeo del desembolso final es un paso importante en el proceso de reestructura de Aeroméxico que proporcionará liquidez para cumplir con nuestras obligaciones en el curso ordinario del negocio, de manera oportuna y ordenada, y nos dará la flexibilidad para continuar nuestro proceso de reestructura con el objetivo de salir fortalecidos del mismo”, dijo Andrés Conesa, director general de Aeroméxico, en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

La aerolínea inició un proceso de reestructura financiera bajo el Capítulo 11 del Código de Bancarrotas de Estados Unidos desde el pasado 30 de junio, luego de que la pandemia de COVID-19 llevara a mínimos históricos los niveles de tráfico aéreo a nivel mundial, impactando en segmentos clave para la compañía, como el mercado internacional.

Como parte de este proceso, la compañía solicitó un financiamiento de 1,000 mdd, dividido en dos tramos: uno de 200 mdd y otro de 800 mdd. El primer tramo estuvo a disposición de la aerolínea primero por un monto de 100 mdd, mientras que el resto fue solicitado después, junto a un desembolso inicial de 175 mdd del segundo tramo.

Sin embargo, para acceder a los 625 mdd restantes, la aerolínea tuvo que hacer ajustes importantes en materia de costos laborales, lo que derivó en negociaciones que se complicaron con dos de sus cuatro sindicatos –el de pilotos y el de sobrecargos–, llegando a un acuerdo hasta finales de enero, un mes después del plazo máximo inicial.

Aeroméxico recordó que el segundo tramo del DIP financing puede convertirse en acciones de la compañía una vez reestructurada, a opción del acreedor y sujeto a ciertas condiciones y a las aprobaciones corporativas y regulatorias necesarias. Para esto, la asamblea de accionistas de la compañía deberá de aprobar un aumento en el capital social.

“Después del correspondiente aumento de capital, los actuales accionistas se diluirán casi por completo, de modo que su participación accionaria restante probablemente sea mínima (si la hubiera), en el entendido de que los accionistas (distintos de los que han acordado no ejercer derechos de preferencia conforme a lo que acordaron en el Convenio de Apoyo de los Accionistas (Shareholder Support Agreement)) podrán ejercer sus derechos de preferencia sujeto a varias condiciones aún por determinarse”, explicó la aerolínea en el documento.

Aeroméxico viene de uno de los periodos más críticos de su historia. Con pérdidas acumuladas por 42,529 millones de pesos durante 2020, la aerolínea perdió más de la mitad de sus pasajeros (más de 11 millones), lo que llevó a un ajuste negativo de sus ingresos de -58.5%.

Previous Volkswagen extenderá el paro en la producción del Jetta hasta martes
Next La Sedena va rezagada en la construcción de sucursales del Banco del Bienestar