Los cuerpos policiacos en el país ‘perdieron’ 20,000 armas entre 2006 y 2017


Del año 2006 al 2017, cerca de 20,000 armas de fuego de las corporaciones policiales del país fueron reportadas como robadas o perdidas, destacó Eugenio Weigend, director de Investigación en Center for American Progress.

El investigador apuntó que si bien el tráfico ilegal de armas entre Estados Unidos y México es un tema importante, otro pendiente que no ha sido atendido por el gobierno del país, es que hay armas legales provenientes de EU, que cuando llegan al país y se distribuyen a las agencias policiales, “hay huecos, y se desvían”.

“Del 2006 al 2017 cerca de 20,000 armas reportadas como robadas o perdidas de las agencias policiales en México, es ahí una de las cosas donde México definitivamente tendría que hacer algo para atender”, dijo Weigend.

Durante su participación en el foro «Tráfico de armas EU-México», organizado por Causa en Común, Weigend resaltó la necesidad de que el gobierno federal mejore los protocolos sobre la distribución de armas a agencias policiales.

Respecto al tráfico de armas ilegales resaltó que México podría impulsar una colación con otros países de América que también son receptores del tráfico ilegal de armas salidas de EU.

“México no es el único país afectado por el tráfico de armas desde Estados Unidos”, subrayó Weigend.

Eric Olson, miembro del Instituto México del Woodrow Wilson Center, destacó que a pesar de que las autoridades mexicanas han tratado de frenar el problema del tráfico de armas, la responsabilidad también debe ser tomada por Estados Unidos en donde explicó, se tiene dos áreas pendientes en donde EU puede hacer un mejor trabajo: perseguir los casos de tráfico de armas y las compras fantasmas de armas, es decir las compras que estadounidenses realizan de manera legal pero que luego son traspasadas a compradores fantasmas.

En tanto, Larry Rubin, presidente de la Sociedad Americana en México, coincidió en que la estrategia contra el tráfico ilegal de armas debe de ser conjunta, pues “no sirve de nada cerrar la frontera de EU- México si las armas llegan de la frontera sur, o vía marítima».

“Se requiere controlar mejor las fronteras tanto del norte como la del sur porque a fin de cuentas entendiendo que el tráfico de armas de EU a México es solamente uno de tantos caminos que tienen los contrabandistas, el crimen organizado, particularmente el narcotráfico”, dijo Rubin.

Resaltó que la importación ilegal de armas no parará hasta que el narcotráfico se vea mermado y cuya solución de fondo está en que México y Estados Unidos trabajen conjuntamente.

Previous Emma Coronel operaba una tercera fuga del 'Chapo' Guzmán, acusa el FBI
Next Google dará a SEP 20 millones de cuentas para educación