Histórica reunión de Trump- Kim Jong-un tras casi 70 años de confrontación

Ambos mandatarios coincidieron en que habrá buena relación.

El presidente Donald Trump y Kim Jong-un dieron un primer paso histórico para poner fin a décadas de enemistad entre los dos países al verse cara a cara y estrechar sus manos en la esperada cumbre en Singapur.
Frente a las camáras de televisión y ante los ojos del mundo entero los dos líderes, que tan solo unos meses atrás estaban al borde de iniciar una guerra nuclear, dieron inicio poco después de las 9 am hora local de Singapur a la cumbre que discutirá una eventual desnuclearización de Corea del Norte a cambio del fin de fuertes sanciones economicas en su contra.
“Tendremos una relación excelente, no tengo dudas”, dijo Trump en breves declaraciones a los periodistas. Él y Kim estaban sentados con una pequeña mesa redonda entre ellos con las banderas de sus respectivos países de fondo.
El presidente de Estados Unidos Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un se dieron la mano y sonrieron al comenzar una cumbre histórica el martes, pocos meses después de intercambiar insultos y amenazas de una guerra nuclear.
Kim dijo a través de un intérprete que el camino para llegar a las conversaciones no fue fácil, mientras que Trump afirmó que ambos líderes tendrán una fantástica relación, “no tengo dudas”.
Trump entró por la derecha y Kim por la izquierda a un patio del hotel de estilo colonial británico, y se estrecharon la mano sobre una alfombra roja y frente a una decena de banderas de Estados Unidos y Corea del Norte.
El presidente estadounidense dijo unas pocas palabras al líder norcoreano y le tocó levemente el brazo derecho, mientras Kim permanecía en silencio.
La reunión a solas irá seguida de un encuentro de trabajo con sus respectivas delegaciones y un almuerzo.
La reunión, cuyo objetivo es tratar la posible desnuclearización de Pyongyang, es la primera entre mandatarios de ambos países tras casi 70 años de confrontación a raíz de la Guerra de Corea (1950-1953), y 25 de negociaciones fallidas y tensiones a cuenta del programa atómico norcoreano.
El encuentro privado, el primero de la historia entre los líderes de los dos países adversarios de la Guerra de Corea, es la culminación de un delicado proceso diplomático que demoró varios meses, y en el que intervinieron también el presidente surcoreano Moon Jae-in y el primer ministro japonés Shinzo Abe.
Antes de la cita privada, Trump anticipó que la reunión con el líder norcoreano sería un éxito y vaticinó que Estados Unidos y Corea del Norte tendrán una “gran relación” en el futuro, mientras que Kim afirmó: “tras superar todas las cosas, estamos aquí”.
En breves declaraciones a la prensa antes del inicio de su primera reunión, el presidente estadunidense consideró un “honor” el encuentro con el lider norcoreano.
Trump había señalado antes del encuentro que en el primer minuto sería capaz de saber si la reunión iba a ser productiva.
La agenda de la histórica cumbre comenzó con la reunión privada de Trump y Kim, acompañados sólo de sus respectivos traductores, seguida por el encuentro con las delegaciones ampliadas que comenzó poco después de las 10:00 hora local (02:00 GMT).

Botón volver arriba