ASF SEPARA A RESPONSABLE DEL INFORME DEL NAICM


Se adjudica al Auditor Especial de Desempeño, Agustín Caso Raphael, la “pifia” en el cálculo del costo de cancelación de la no construcción del Aeropuerto de Texcoco.

El presidente de la Comisión de Vigilancia de la Cámara de Diputados, Mario Alberto Rodríguez, informó que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) separó del cargo al auditor especial de Desempeño, Agustín Caso Raphael, por la investigación que se está realizando de la fiscalización de la sobre estimación de la no construcción del Aeropuerto de Texcoco.
Al finalizar la comparecencia de los funcionarios de la Auditoría Superior de la Federación ante la Comisión de Vigilancia, el presidente de este órgano dijo que no cierran las mesas de trabajo, y el próximo encuentro será precisamente con Caso Raphael.
Dijo que el hecho de que esté separado del cargo no lo excusa de participar en una próxima mesa de revisión.
Su lugar fue ocupado la tarde de este lunes por Tizoc Villalobos Ruiz, director general de la Auditoría de Desempeño a Programas Presupuestarios.
David Colmenares Páramo, titular de la ASF, se presentó la tarde de este lunes a la Cámara de Diputados para dar inicio a su comparecencia por la sobrestimación del costo de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). Frente a la comisión legislativa de Vigilancia aseguró que en caso de comprobarse que algún servidor público actuó por intereses personales se les sancionará cesándolos del cargo.
El Auditor acudió a la reunión con los legisladores para revisar el informe de resultados de la revisión de la Cuenta Publica 2019, suscrita en el primer año de Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador, luego de que se asegurara que los cálculos hechos por la ASF son “inexactos” e incluso “exagerados“.
“Pediré que se cese a todo servidor público que haya actuado con intereses personales en el proceso de fiscalización, y que del resultado de su participación se imputen hechos que obedezcan a un interés político o personal que se aparten de los objetivos propios de la fiscalización superior, por el bien de las instituciones de México y de todos los mexicanos para que se preserve el valor institucional que tiene la fiscalización superior y que quede claro que no hay ningún tipo de presiones, ni de mala fe. Si lo hubiera o hubiera algún comportamiento negativo, yo sería el primero en denunciarlo” expresó.
Colmenares Páramo llegó acompañado de el Auditor Especial de Gasto Federalizado, Emilio Barriga Delgado; el Auditor Especial de Cumplimiento Financiero, Gerardo Lozano Dubernard; y el Auditor Especial de Desempeño, Agustín Caso Raphael.
Aseguró que no hubo ningún tipo de presiones ni de mala fe en la actuación de la ASF y que si se hubiera detectado alguna anomalía, habría sido el quien la denunciara.
El titular de la ASF aclaró que no ha permitido, ni permitirá actos que vulneren los principios constitucionales. “En la propia Auditoría Superior de la Federación, estamos colaborando en la investigación que la Unidad de Control de la Cámara, la UEC está realizando”, puntualizó.
Colmenares Páramo informó a la comisión legislativa que la ASF presentará un nuevo reporte de resultados sobre la auditoría que evaluó los costos de cancelación del proyecto del Aeropuerto de Texcoco. Tendrá una nueva metodología y se hará en colaboración con el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México.
“En los próximos días estaremos teniendo el resultado consensuado con el ente auditado dentro de las posibilidades de aclaración, y sacar una cifra correcta, que tenga que ver con un método de fiscalización y de elaboración de estimación de los costos diferente al utilizado en la auditoría de desempeño”, explicó a los legisladores.
Dijo la discrepancia algunos lo consideraron un error de desempeño, por lo que buscarán un nuevo contraste.
La ASF “no confronta ni mucho menos enfrenta a nadie, a ningún orden de gobierno”, aseguró Colmenares y destacó que las entidades evaluadas pueden presentar sus inconformidades a la auditoría. Recalcó que la dependencia a su cargo “es apartidista y apolítica, cualquier otra interpretación a sus auditorías sí sería política”.
Tizoc Villalobos Ruiz, director general de Auditorías de Desempeño de la ASF, aclaró que las auditorías de desempeño y las que son de carácter especial no son vinculantes. Sus objetivos no son sancionadores sino de mejoramiento, para que las políticas públicas ejecuten las recomendaciones y para medir el alcance de estas.
Las comparecencias suelen darse un mes después de que se publican los análisis, como el de la Cuenta Pública, sin embargo, debido a que en el reporte del 2019 se presentó que el costo de la no creación del aeropuerto de Texcoco era 300 por ciento más que el previsto, afirmación con la que estuvo en desacuerdo el Jefe del Ejecutivo federal, ahora Colmenares debe aclararlo con los legisladores.
El funcionario defendió que los errores de la ASF no estuvieron relacionados con algún interés partidista o por “mala fe” y pidió no descalificar el trabajo de la Auditoría.

Previous Sostiene Alfredo del Mazo reunión de trabajo con líderes empresariales
Next Así fue el primer día de la reapertura de cines en México: salas vacías y medidas sanitarias