El gobierno reconoce que México no cumplirá con su meta de energías limpias


México no planea lograr su meta de generación de energía limpia a la que se ha comprometido hacia 2024.

El país ha plasmado en el Acuerdo de París y en la Ley de Transición Energética su compromiso de generar el 35% de su electricidad mediante métodos que no usen combustibles fósiles –como la geotérmica, la eólica o la nuclear- en 2024. Pero en el Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) 2020-2034, la administración federal ya admite que el país no podrá cumplir con este objetivo.

En 2024, se lee en el documento publicado en enero, el país sólo generará el 32% vía centrales limpias, tres puntos porcentuales por debajo de la meta comprometida.

Y será hasta 2025, de acuerdo a lo planteado en el documento, que “la generación con energía limpia esperada es ligeramente superior a la trayectoria de las metas establecidas en la Ley de Transición Energética”

El crecimiento de este tipo de energías se verá hasta 2022. A partir de ahí, según el pronóstico gubernamental, se verá una ligera caída durante los siguientes dos años, que coinciden con la duración del actual gobierno federal.

En la Ley de Transición Energética, el país fijó como meta una participación mínima de energías limpias del 30% hacia 2021 y del 35% hacia 2024. Mientras que en Acuerdo de París el compromiso es generar el 35% vía métodos renovables en 2024 y 43% seis años después.

Esta no es la primera vez que el país fracasaría en uno de estos objetivos . De acuerdo con la Ley de Transición Energética, el instrumento que marca los primeros pasos para los objetivos de largo plazo en la materia, México tendría que haber concluido 2018 con una generación limpia de 25%, pero los últimos datos de la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) indican que el país sólo genera cerca del 23% de su electricidad en centrales que no usan combustibles fósiles.

Pese a todos los cambios en el mercado eléctrico –como la reforma aprobada a la Ley de la Industria Eléctrica–, la administración federal ha mantenido un discurso en el que afirma que México sí conseguirá cumplir con las metas trazadas en la anterior administración, que representan un fuerte mensaje internacional. Aunque en la práctica, las compañías de energías renovables ya se topan con un cerco para su crecimiento.

Los especialistas del sector reconocen que la falta de atención al cumplimiento de estas metas no sólo es algo del actual gobierno federal, sino también de sus antecesores. Aunque el problema se agravará ahora que la administración morenista ha decidido suspender las subastas eléctricas y modificar la forma en cómo se emiten los Certificados de Energías Limpias, dos de los instrumentos diseñados para incentivar este tipo de energía con menos emisiones de carbono.

Previous Ferrovalle invertirá hasta 200 mdp para mejorar su infraestructura y capacidad
Next Las mujeres tienen más retos al emprender en tecnología