Las mujeres tienen más retos al emprender en tecnología


A pesar de que las empresas tecnológicas lideradas o fundadas por mujeres tienen el mismo éxito que sus pares dirigidas por hombres cuando son scaleup, en la fase de startup las condiciones son desfavorables para ellas, pues, entre otras razones, no tienen acceso a financiamiento, según un reporte de la organización de emprendimiento Endeavor.

“No hay evidencia de que las empresas lideradas por mujeres no logren escalar”, comenta Vincent Speranza, director general de Endeavor México. “En este periodo, el sistema no discrimina por género y las mejores compañías son las que logran escalar”; sin embargo, la etapa inicial es donde se encuentran más obstáculos.

En la actualidad, de los emprendimientos fundados desde 2010 en el sector tecnológico, sólo el 43% de los establecidos por una mujer o por equipos con al menos una mujer entre sus miembros han obtenido capital, mientras que para las empresas erigidas por hombres es un 53%, destaca el reporte titulado La brecha de género en el sector de tecnología, una tarea pendiente en América Latina.

Una de las explicaciones por las cuales sucede esta dinámica, resalta Speranza es que la industria del financiamiento “prácticamente está hecha de hombres y para hombres”, no obstante, han notado la paulatina incorporación de mujeres a puestos de toma de decisiones, lo cual es de suma relevancia para el sector.

Los estereotipos de género dentro del ecosistema de emprendimiento tecnológico todavía se mantienen al igual que los cuestionamientos a las capacidades de las mujeres para crear una empresa. En este sentido, el 84% de las 114 mujeres encuestadas en México, Bogotá y Buenos Aires estuvo de acuerdo en que enfrentan más dificultades que los varones en su proceso de emprendimiento.

Además, 40% ha sido víctima de algún tipo de discriminación (97% por casos de género) y para 96 emprendedoras el obstáculo más grande es el financiamiento, seguido por el equilibrio entre la vida personal y laboral y por último la falta de redes de contacto significativas en el sector.

“Es necesario incorporar la voz de las mujeres en las comunidades existentes para que el diálogo entre las partes sea plural”, dice Speranza, quien también resalta la importancia de que desde el inicio del viaje emprendedor haya más mujeres.

Si bien el interés de las mujeres por temas relacionados con la tecnología es creciente en México, datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) apuntan que menos del 10% de las niñas piensan en optar por carreras STEM (Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés) en comparación con el 27% de los niños.

“Es una plática que tiene que ver desde las entrañas de un hogar (…) Desde casa se necesita elevar la autoestima de las mujeres para que digan ‘yo también puedo’, así como eliminar los estereotipos y dejar que las niñas exploren”, puntualiza Speranza.

La diversidad de género mejora las empresas

Según un estudio realizado por McKinsey en 2015, las empresas con diversidad de género tienen un 15% más probabilidad de obtener rendimientos financieros superiores a la media de la industria nacional de sus países.

Al respecto, el director general de Endeavor México señala la importancia de comunidades donde existan dinámicas entre varones y mujeres para que en ambos evolucione el pensamiento en torno a la inclusión de grupos minoritarios.

El reporte de la organización también rescata que la participación de mujeres en puestos directivos o consejos de administración tiene un efecto positivo sobre la productividad, por lo que la mayor relevancia de ellas en la industria no sólo es un asunto cultural, sino económico.

Aunque por otra parte, además de un equipo mixto se necesita uno multidisciplinario. Si bien contar con conocimientos STEM no es determinante para emprender en el sector, “tener a alguien dentro del equipo que cuente con preparación académica en estas áreas, hace la diferencia”, se puede leer en el documento.

La meta de estos análisis en donde se ponen en evidencia los obstáculos que tienen las mujeres es relevante para otras comunidades, pues resalta que contar con un equipo diverso en todos los sentidos permite a las empresas tener un panorama más amplio del mercado y de su negocio.

“Vamos a aprender mucho del género respecto a cómo crear comunidades, ser incluyentes, abordar tabúes y tener modelos de inspiración”, concluye Speranza. “La data es un punto de partida, pero las historias de éxito en cualquier tema de diversidad tienen la capacidad de inspirar”.

 

Previous El gobierno reconoce que México no cumplirá con su meta de energías limpias
Next La ONU quiere erradicar el acoso sexual callejero desde las construcciones