Aliados de EEUU molestos por su acaparamiento de vacunas


El gobierno del presidente Joe Biden está almacenando decenas de millones de dosis de una vacuna contra el COVID-19 cuya autorización en Estados Unidos sigue siendo incierta, frustrando a aliados de Washington que consideran que esas dosis deberían ser utilizadas de inmediato para salvar vidas en el extranjero.

La desavenencia es parte de un creciente debate global en torno a quién debería tener acceso a cientos de millones de dosis de vacunas que las compañías farmacéuticas están produciendo en Estados Unidos. Además de generar rencor, la insistencia de Biden de que Washington tenga exceso de suministros está creando en potencia nuevas oportunidades para los rivales geopolíticos Rusia y China.

AstraZeneca asegura que las vacunas producidas en Estados Unidos son “propiedad” del gobierno estadounidense y que para enviarlas al extranjero se necesita la autorización de la Casa Blanca.

Aunque la Unión Europea está ansiosa de volver a impulsar una relación trasatlántica más fructífera después de la dolorosa presidencia de Donald Trump, el tema de las vacunas se está convirtiendo en un asunto espinoso, y algunos en el bloque lo consideran una continuación del enfoque de Trump de “Estados Unidos primero”.

Los embajadores de los Estados miembros de la UE examinaron la dificultad esta semana. El gobierno alemán dijo el viernes que conversó con las autoridades estadounidenses sobre el suministro de vacunas, aunque subrayó que la Comisión Europea tiene la última palabra en cuanto a la adquisición de dosis para los países miembros.

Previous Hacienda prevé tener 80 millones de vacunados en mayo
Next México pide a Andorra información sobre cuentas de personajes relacionados a Beltrones