Migrante ecuatoriana que estaba embarazada fue rescatada en desierto de Chihuahua


El sábado pasado, grupos Beta del Instituto Nacional de Migración (INM), dependiente de la Secretaría de Gobernación (Segob); la Guardia Nacional (GN) y la Cruz Roja Mexicana, informaron sobre el rescate a una migrante ecuatoriana que se encontraba extraviada en el desierto de Ciudad Juárez, Chihuahua y contaba con un embarazo bastante avanzado.

De acuerdo con la Segob, la mujer de 23 años se encontraba en la zona desértica de Jerónimo-Santa Teresa y tenía 34 semanas de gestación, además de presentar contracciones al momento de su localización.

Los elementos del INM aplicaron el protocolo de rescate de migrantes y, junto con la GN acudieron al desierto para encontrar a la extranjera que se había perdido después de intentar llegar a la línea fronteriza con Estados Unidos.

El suceso se dio el 31 de marzo y aproximadamente a las 09:00 horas de la mañana, los agentes establecieron contacto con la joven, la cual recibió primeros auxilios.

«Tras varios recorridos por esta zona árida, hacia las 09:00 horas se tuvo contacto con la joven, la cual manifestaba ligeras contracciones y signos leves de deshidratación; enseguida se le brindó atención y proporcionó suero oral para hidratarla y retirarla de la zona».

Posteriormente, la Cruz Roja intervino y la trasladó a la migrante al Hospital de la Mujer de la ciudad, con el fin de que médicos especialistas pudieran examinarla. Por su parte, la fémina narró que antes de ser rescatada llevaba caminando más de 12 horas sin dirección fija, hasta que decidió solicitar ayuda a través del 911.

Cabe recordar que el 3 de abril elementos de la Guardia Nacional (GN) localizaron en una carretera de Nuevo León a 61 migrantes centroamericanos que viajaban en un camión de carga en condiciones de hacinamiento y con signos de deshidratación. Así lo informaron este sábado a través de un comunicado.

Detallaron que mientras realizaban sus tareas diarias de seguridad y vigilancia en las carreteras de la entidad, hallaron la unidad de redilas sobre la vía federal Monterrey-Reynosa, tramo Cadereyta- Entronque La Sierrita. Cuando se acercaron escucharon ruidos y algunas voces, por lo que al abrir una de las puertas vieron a los migrantes amontonados y cubiertos con una malla de plástico.

De acuerdo con la corporación, entre ellos había 33 menores de edad y 28 adultos. Además, se identificó a una menor de edad de nacionalidad salvadoreña sin acompañante, una mujer de la tercera edad con dos menores de nacionalidad guatemalteca, así como 57 personas hondureñas. Ninguno contaba con la documentación que acredite su estancia legal en el país.

Tras leerles la Cartilla de Derechos que Asisten a las Personas en Detención, el operador quedó a disposición de la Fiscalía General de la República en Nuevo León.

Mientras que a todos los migrantes se les proporcionó agua, en coordinación con el Instituto Nacional de Migración (INM) los menores no acompañados y las personas en núcleo familiar fueron canalizados al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en la entidad, para su atención y alojamiento.

La estación migratoria realizará las gestiones correspondientes para recibir asistencia consular para que tras el reconocimiento de nacionalidad se les otorgue el retorno asistido.

 

Previous “El Chalequero”: el primer asesino serial capturado en México que mató a 20 prostitutas
Next “No es la primera vez”: Lorenzo Córdova contraataca, señaló que se pretende descalificar al “árbitro”