Brigadistas deben mostrar jeringa nueva y dosis antes de vacunar, dice Sheinbaum

El personal médico encargado de la vacunación en la Ciudad de México debe mostrar la dosis de la vacuna contra el COVID-19 y cómo se aplica a los adultos mayores, pues esto ya forma parte del protocolo, informó este lunes la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum.

«Las enfermeras les muestran la jeringa, que viene totalmente sellada por cuestiones de seguridad, que la gente tenga la certeza, y después la persona observa claramente cómo se saca el líquido del vial y se pone a la persona», dijo en conferencia de prensa.

Sheinbaum respondió esto luego de una denuncia a través de redes sociales, en la que una joven mostró en video, en la Unidad Zacatenco del IPN, cómo una enfermera introdujo la aguja de la jeringa en el brazo de su tío, pero no insertó ningún líquido.

Ante críticas y cuestionamientos sobre la confiabilidad del proceso, la jefa de gobierno afirmó que los habitantes de la capital pueden estar seguros de que se aplica la dosis como es debido.

«Tienen toda la garantía, inclusive en este caso de inmediato se resolvió el problema y se recibió la vacuna de manera adecuada», dijo. «Hay un proceso de verificación muy intenso en todos estos procesos de vacunación».

¿Cuál es el protocolo con el que se aplica la vacuna?

Las vacunas son resguardadas en instalaciones de Birmex, empresa del gobierno de México, donde se encuentran en congeladores para mantenerlas en la temperatura adecuada.

Desde ahí son trasladadas a un centro de la Secretaría de Salud capitalina o directamente a las unidades vacunadoras en distintos puntos.

De acuerdo con la jefa de gobierno, cada paso del traslado va custodiado por personal de la Secretaría de Marina, de la Secretaría de la Defensa o de la Guardia Nacional.

«No puede trasladarse ninguna vacuna si no es con la presencia de alguna de estas tres instituciones», dijo Sheinbaum.

Al llegar al punto de vacunación, las vacunas son guardadas en un cuarto frío, desde donde son contadas y guardadas en contenedores que son entregados a cada brigada o célula encargada de su aplicación.

Cada frasco, conocido como vial, puede contener entre cinco y 10 dosis de la vacuna, según la marca. Sheinbaum afirmó que ha presenciado cómo el personal médico muestra la jeringa y el líquido y procede a vacunar a los adultos mayores.

«No necesitan pedirlo, es algo que se hace en todas las unidades de vacunación», sostuvo.

Tras la aplicación, cada vial es guardado en una bolsa para después regresar al cuarto frío, donde los frascos vacíos son contados una vez más y revisados para verificar que coinciden con los que fueron entregados a cada brigada y las vacunas aplicadas.

«Es un procedimiento muy estricto que está establecido por la Secretaría de Salud del gobierno de México», dijo Sheinbaum. «Pueden tener toda la certeza de que se están aplicando adecuadamente las vacunas y en todo caso que hubo un tema ahí, de inmediato se resolvió».

La jefa de gobierno indicó que cada célula de vacunación aplica alrededor de 110 a 112 vacunas por día, lo que se considera una carga adecuada de trabajo, por lo cual consideró que se debe investigar lo ocurrido en Gustavo A. Madero para definir si fue un error humano u otra la causa.

«Sí es importante que se haga una investigación y estamos ahí en lo que requiera el Instituto Mexicano del Seguro Social y quien realice esta investigación», señaló Sheinbaum.

Botón volver arriba