Dirigencia de Morena traicionó a la izquierda: Muñoz Ledo


El diputado federal urgió a una sanitización y exigió sanciones drásticas para los responsables del desaseado proceso dentro del partido.

El diputado federal Porfirio Muñoz Ledo advirtió que el proceso interno de Morena para la selección de sus candidatos puso al descubierto profundas lacras en la dirigencia que encabeza Mario Delgado, a quien acusó de traicionar a la izquierda, conducir al partido a la ruina ideológica y programática y poner en riesgo la mayoría morenista en la Cámara de Diputados, al asumir “comportamientos de camarilla”.
En un texto publicado en redes sociales, Muñoz Ledo, quien fue marginado de la lista de legisladores que buscan su reelección, urgió a una sanitización y exigió sanciones drásticas para los responsables del desaseado proceso dentro del partido, que fue violatorio de derechos y principios legales y constitucionales, pues “no se puede edificar democracia mediante el despotismo y la corrupción”.
Sostuvo que no hay etapa que se salve en el proceso interno, desde la convocatoria hasta la selección de las candidaturas. “Las conquistas históricas de la joven democracia mexicana y los incansables esfuerzos por salvaguardar las prerrogativas ciudadanas fueron ultrajadas por algunos nuevos dirigentes del partido”, acusó.
Dijo que el principio constitucional de legalidad han sido vulnerados sistemáticamente por las prácticas clientelares de antes y de ahora, lo que ha despertado la indignación de las bases.
“Las candidaturas, como si de monedas de cambio se tratase, fueron repartidas entre favorecedores políticos sin otorgarle la más ínfima importancia a las destacadas trayectorias de diversos actores políticos cuya participación al seno del partido ha redundado en su beneficio, así como en el de la nación. Los principios fundamentales de imparcialidad y objetividad fueron mancillados cuando la dirigencia del partido optó sesgadamente por unos intereses particulares y mezquinos sobre otros nacionales y generales. El cargo implica contar con una calidad ciudadana intachable, pero los hechos dan cuenta de lo contrario: bajeza moral e intelectual, servilismo, parcialidad y comportamientos de camarilla”.

Previous DE PODER, DINERO Y ELECCIONES
Next Observadores electorales coadyuvarán en dar validez al proceso electoral: IEEM