¿VAMOS BIEN?

Por Helga Kauffman

Mucho insiste el Presidente; sus corifeos le siguen el juego, pero siendo estrictos, en México no vamos lo bien que pretende hacernos creer el mandatario.
En un repaso simple, podremos advertir que la 4T de Andrés Manuel López Obrador no ha resultado en el terreno de los hechos como lo aseguraban. Los números son fríos, no mienten.
En el reporte “El valor de la verdad. A un tercio del sexenio”, que tiene cifras de SPIN Taller de Comunicación, se expone que en 589 mañaneras, López Obrador ha dicho más de 48 mil afirmaciones no verdaderas.
El Coneval calculó hasta 70.9 millones de pobres por ingreso en 2020; es decir, a 56.7% de la población no le alcanzó para adquirir la canasta básica con sus ingresos. En 2018, 61.1 millones ganaban por debajo de la línea de pobreza, 48.8% de la población.
La Inversión Extranjera Directa en 2018 fue por 31 mil 604.3 millones de dólares. En 2020, México captó 29 mil 79.4 millones de dólares, 11.7% menos que en 2019.
El PIB en 2018 creció 2%; en 2020, año marcado por la pandemia, cayó 8.5%, la mayor contracción desde la Gran Depresión de 1932.
En 2018, la gasolina magna andaba más menos en 18.2 pesos el litro, 19.8 pesos la Premium y 18.7 pesos el diésel. Hoy no compramos un litro con 20 pesos.
Y qué opinan de esta declaración: “El 1 de diciembre de este año (2020) va a estar funcionando el sistema de salud pública con normalidad, con servicio de calidad, atención médica, medicamentos gratuitos, como en Dinamarca”.
Pero solamente fue una declaración más cargada de falsedad, que en la actualidad se adolece de tratamientos para enfermos de cáncer, médicos sin vacunas anticovid, más de 213 mil muertos por Covid-19 aunque se pudieron evitar 190 mil muertes, según un estudio encargado por la OMS.
Y ya no tenemos Seguro Popular, ni estancias infantiles y fideicomisos de salud, ciencia y derechos humanos.
México, hay que decirlo con todas sus letras, se encuentra en una disyuntiva entre una república democrática y la “república del capricho”, esta última bajo la égida de un solo individuo y de unos correligionarios quienes no cejan en su empeño de lanzarnos hacia una profunda incertidumbre en torno al futuro de nuestra democracia.
Algunos analistas se han aventurado en asegurar que si Morena ratifica su mayoría en la Cámara de Diputados la democracia mexicana en ciernes podría ver sus últimos días.
Pareciera exagerada esta aseveración. Sin embargo, el presidente López Obrador y sus aliados podrían eventualmente confirmarlo.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba