OSORIO Y MANCERA NUEVOS OBJETIVOS DE LA 4T


El ex titular de la Segob debe responder por la matanza en Nochixtlán, mientras que al ex jefe de Gobierno de la CDMX se le adjudica la falla de la Línea 12 del Metro.

Los hilos de la 4T siguen moviéndose y, ahora, se encuentran “en la mira” Miguel Ángel Mancera, ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México y Miguel Ángel Osorio Chong, ex secretario de Gobernación durante el mandato de Enrique Peña Nieto.
En el caso de Mancera Espinosa, la diputada María de los Ángeles Huerta del Río, de la bancada de Morena, fue la encargada de pedir a la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) a solicitar su desafuero por “negligencia criminal” en el derrumbe de un paso de la Línea 12 del Metro.
La legisladora expuso que el ahora coordinador del grupo Parlamentario por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el Senado, recibió la Línea por el entonces jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard Casaubón, “sin ninguna falla de origen”, y un año después se suspendió debido a una falta de mantenimiento.
María de los Ángeles Huerta señaló que la desconfianza hacia los trabajos realizados por integrantes de la pasada administración tienen que ver con que muchos de ellos son perseguidos por la Interpol, por corrupción y desfalcos a los fondos de reconstrucción después del sismo e insistió en que el actual Canciller, Marcelo Ebrard, no es responsable de la tragedia y sí lo es Miguel Ángel Mancera.
En lo que respecta al ex titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, un juez federal ordenó a la Fiscalía General de la República (FGR) citarlo por el operativo de policías federales en 2016 en Asunción Nochixtlán, Oaxaca, que dejó seis muertos y más de 100 heridos.
De acuerdo con un comunicado emitido por el Comité de Víctimas por Justicia y Verdad 19 de Junio, permitirá aclarar por qué policías al servicio del Gobierno Federal y Estatal irrumpieron de forma violenta el 19 de junio de 2016 para liberarlas vías que integrantes de la Sección 22 del SNTE y simpatizantes al movimiento magisterial bloqueaban para exigir la abrogación de la reforma educativa, así como para la liberación de los dirigentes Rubén Núñez Ginez, Francisco Villalobos y Aciel Sibaja, quienes habían sido aprehendidos presuntamente por lavado de dinero.
Aquel día, los inconformes recordaron la actuación brutal de las policías federal y estatal que dejó seis muertos, por lo que solicitaron al nuevo Gobierno federal resolver el caso y castigar a los culpables.
La 4T, a través de sus personeros, sigue cerrando las pinzas en contra de sus adversarios políticos, en un periodo electoral donde se considera que ello obedece a una “estrategia política” para minar a los partidos opositores.

Previous Nadie puede votar con la credencial INE de otra persona, precisa el Instituto
Next “Nada que esconder” dice AMLO tras denuncia de Adrián Garza en la OEA