López Obrador “abre puertas” a organismos para observar elecciones

Así respondió a las acusaciones de Adrián de la Garza ante la OEA por intromisión en el proceso electoral; asegura que Fiscalía determinará si ‘tarjetas rosas’ son un delito o no

El presidente Andrés Manuel López Obrador declaró que ya se enteró que lo fueron a acusar a la Organización de Estados Americanos (OEA) por presunta intromisión en el actual proceso electoral.
Al hacer directa alusión a la denuncia que presentó en su contra el candidato del PRI-PRD al gobierno de Nuevo León, Adrián de la Garza Santos, ante Luis Leonardo Almagro Lemes, secretario general de la OEA, el mandatario sostuvo que cualquier organización internacional puede venir a México a vigilar el proceso electoral, ya que él ha actuado conforme a sus principios al denunciar la compra del voto por parte de dicho aspirante, quien ofrece tarjetas con apoyos a mujeres si votan por él.
“¡Ya me enteré que me fueron a acusar a la OEA! ¡Imagínense: la OEA!”, expresó en tono de burla al señalar que le hace recordar una canción del finado Carlos Puebla, pero “se los dejo de tarea”.
Dijo que cualquier persona o ciudadano puede acudir a las organizaciones u organismos internacionales que desee, mas reafirmó que para él el ofrecer esta clase de tarjetas “no sólo es un delito sino una inmoralidad”.
“Están las puertas abiertas, no impedimos a nadie que observe lo que está sucediendo en nuestro país, no hay censura para nadie”, agregó.
Por ello, es que la Fiscalía General de la República (FGR) es la única instancia que deberá establecer la presunta responsabilidad de Adrián de la Garza en delitos electorales y no el Instituto Nacional Electoral (INE) consideró el presidente de México.
“Acerca de las tarjetas, estamos obligados a denunciarlo, porque consideramos que es un delito, pero esto lo va a resolver la autoridad correspondiente: la Fiscalía.
“Si este consejero dice que no es un delito, está bien, es su opinión, pero le corresponde a la Fiscalía resolver sobre la denuncia”, expuso al criticar que el consejero del INE, Ciro Murayama se adelante a los resultados y afirme que si las tarjetas no tienen dinero, no hay delito que perseguir.
En ese sentido, el jefe del Ejecutivo federal reafirmó que el INE no está a favor de la democracia porque avaló el fraude electoral del 2006.
Por fortuna, agregó que la democracia no depende de ellos, si bien “pueden poner obstáculos”, pero la democracia la hace valer el pueblo, tal como ocurrió en el 2018.
Enseguida, hizo un llamado a los votantes para que el próximo domingo 6 de junio de este año no sólo acudan a las casillas a votar por la opción que consideren mejor, sino que permanezcan cerca del lugar para vigilar que la voluntad del pueblo se respete y no haya fraude electoral.
“Que el día de la elección no sólo vayan a votar, sino que se queden ahí cerca, cuidando hasta que se tenga el acta y cuidar que no se vaya la luz o asaltar las casillas, todo lo que hacen los mapaches electorales, todo lo que ha significado la antidemocracia en México, pero va depender de la gente, no de un consejero o el INE, si dependiéramos de ellos, estaríamos vencidos”, convocó el presidente.

Botón volver arriba