Falta de ingresos: la otra crisis que padece el metro de la CDMX

El Sistema de Transporte Colectivo Metro (STC) de la Ciudad de México vive un derrumbe en sus finanzas, especialmente en el rubro de ingresos a causa de la austeridad gubernamental, la sana distancia, los incendios en sus instalaciones, las interrupciones de sus servicios y los menores subsidios.

En el primer trimestre de 2021, los ingresos propios del metro fueron 433 millones de pesos (mdp), cifra 47% menore a la esperada para ese periodo, detallan cifras del informe de avance trimestral de la Secretaría de Finanzas de la CDMX.

La situación financiera suena lógica, ya que es un servicio subsidiado, por lo que los ingresos son insuficientes. Además por parte del ramo 23 del presupuesto público federal, ya no se obtienen los mismos ingresos por el Fondo de Capitalidad. Hay medidas de austeridad a nivel federal y local que limitan la liquidez y capital de trabajo en el metro de la CDMX, explicó Kristobal Meléndez, investigador en Finanzas Públicas Subnacionales.

Datos del gobierno de la CDMX muestran menores ingresos por la suspensión, de un mes, de las líneas 1 a la 6, derivado de un incendio en una torre de control el pasado 9 de enero.

Por ende, y a raíz del derrumbe del puente elevado de la Línea Dorada acontecido el pasado lunes 3 de mayo, se espera que también disminuyan los ingresos proyectados, consideró Meléndez.

En menor instancia durante el primer trimestre de este año influyó la pandemia y la sana distancia, lo que derivó en un menor número de usuarios.

Efecto COVID-19

En las cifras de 2020 es donde se ve el mayor impacto en los ingresos. En un solo año, los ingresos fueron 2,415 mdp menos a lo proyectado, es decir 40.9% menos a los aprobado por el Legislativo local a finales de 2019.

La falta de ingresos del metro también se explica porque a finales de 2019 se sabía poco de la pandemia y sus efectos en el transporte, entonces se proyectaron ingresos sin considerar la baja en el número de usuarios, explicó por su parte Christopher Cernichiaro, investigador del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Pese a la baja en el número de usuarios por la pandemia, el metro continuó y continúa con la necesidad de mantenimiento, ya que tiene el mismo número de vagones y los usa con la misma intensidad, lo que hace que el costo por usuario incremente, explicó Kristobal Meléndez.

Frente a esta falta de ingresos, algunos de las medidas que pueden ayudar son los subsidios que pueda dar el gobierno de la CDMX o el federal, como pasó el año pasado, cuando la CDMX le otorgó un subsidio de 2,000 mdp el año pasado, como explicó la jefa de gobierno Claudia Sheinbaum, en conferencia de prensa el pasado martes cuatro de mayo.

Otra consideración sería incrementar el precio del boleto del metro, u operar con una menor calidad en el servicio, como ha ocurrido ya y ha generado accidentes, concluyó Meléndez.

Botón volver arriba