Aumenta a 40 el número de muertos durante la represión de las protestas en el sur de Irak.

La sangrienta represión de las fuerzas del orden contra los manifestantes llevó al primer ministro iraquí, Adel Abdel Mahdi, a destituir al comandante militar que había nombrado horas antes para restablecer el orden en Nayaf, donde el consulado de Irán fue pasto de las llamas.

Por otro lado, el gobernador de Nasiriya dimitió la noche de este jueves, luego de que ordenara una sangrienta represión de movilizaciones en la región, lo cual dejó 40 muertos y más de 250 heridos en pocas horas.

De acuerdo con algunos medios, desde el inicio del movimiento, el pasado 1 de octubre, se han contabilizado cerca de 390 muertos y unos 15 mil heridos.

Botón volver arriba