LOS “ESPECIALISTAS”

Por Luis Pinal Da Silva

Una vez más la secretaría de Salud cometió una serie de errores con la salud de millones de mexicanos.
Para empezar, al acabar de golpe con las conferencias diarias sobre la evolución de la pandemia de Covid-19 en México y, a la par, enviar a clases a los niños, sin poner el mínimo de atención sobre las consecuencias, se suma a la enorme cadena de gazapos en materia de salud.
Hay que observar que el disparo de contagios entre niños, provocó que la titular de Educación, Delfina Gómez Álvarez, sentenciara que el próximo ciclo escolar iniciará el 30 de agosto de 2021 y concluya el 28 de julio de 2022. Es decir, no habrá periodo vacacional.
Tanto padres de familia como maestros se niegan a regresar a clases presenciales mientras el Covid-19 no esté totalmente controlado y que la mayoría de los mexicano estén vacunados.
Incluso, docentes se ampararon contra clases presenciales. Fueron 29 profesores sindicalizados del Conalep pertenecientes al Estado de México. Un juzgado les concedió un amparo indirecto para no regresar a clases presenciales hasta que se les garanticen las medidas sanitarias para evitar contagio de Covid-19, por lo que continuarán en línea.
Esto es lo que deben contemplar las autoridades de Salud y Educación Pública, ya que aunque no se trata de un asunto de democracia, es importante escuchar los temores de la población.
Existe la conciencia que han disminuido los contagios y, en especial, la muerte y casos graves, pero aún hay condiciones de alto riesgo de contagios importantes, no sólo en las personas que no están vacunadas, sino en la población que incluso recibió las dos dosis de inoculación y eso lo deben saber las autoridades de Salud de este país.
Hay que atender al hecho de que las muertes de personas vacunadas e infectadas por el coronavirus, se han detectado en forma importante en varias entidades en personas que han recibido las dosis completas de las vacunas y los ejemplos se suceden día a día, lo mismo en Sonora que en Sinaloa, Nuevo León e Hidalgo, entre otras entidades.
Sin embargo, las autoridades no han explicado lo que ocurre y la forma en que debemos seguir cuidándonos.
Simplemente, dejan al colectivo que se proteja de los agentes infecciosos, a su actuar y entender.
Pareciera que lejos quedaron aquellos discursos inflamados en los que se aseguraba que se velaría por la salud de los mexicanos y, en el terreno de los hechos, de la realidad, se aprecia que la vida de un mexicano no importa y se mantiene la indolencia de una Secretaría de Salud donde, incluso, el subsecretario Hugo López-Gatell Ramírez, se atreve a mirar “complots” de parte de quienes observan que sus hijos están en peligro por la falta de medicamentos que les ayuden a luchar contra el cáncer.
Lo que se observa, más allá de que se diga que hay quienes están en contra de la llamada Cuarta Transformación, es que en esta administración se perdona la corrupción, la incompetencia y ahora hasta el crimen culposo.
Los que gritan, imploran, exhiben y demandan ayuda tangible, esos no existen, esos son “adversarios” de un movimiento que no ha sabido actuar como gobierno.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba