Conacyt prohíbe a sus empleados que lo critiquen.

Según el Conacyt, la imposición del nuevo código tiene como objetivo que los nuevos colaboradores "se identifiquen con la institución".

Luego de estar en el ojo del huracán por varias semanas, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), compartió un nuevo código de conducta que indica que todos los empleados que ahí laboren, los prestadores de servicios y «los grupos de evaluación de proyectos susceptibles de apoyos», no podrán emitir comentarios u opiniones negativos o desfavorables sobre las políticas o programas del Conacyt», pues se busca «preservar la integridad de la imagen institucional».

Este nuevo código está conformado por 16 páginas, e incluye una carta de la titular del Conacyt, María Elena Álvarez-Buylla, en la que señala que en el pasado, «la administración pública sucumbió ante grupos de poder y se colmó de personas que pervirtieron el servicio público y antepusieron sus intereses particulares al interés general». Sin embargo, ahora, todo eso se busca revertir con el nuevo código.

«Las personas que integren el servicio público del Conacyt no sólo deben ser profesionales destacados, sino también personas comprometidas con la sociedad, el medio ambiente, los derechos humanos y, sobre todo, con la ética pública reivindicada por la Cuarta Transformación», se lee en la carta de Álvarez-Buylla.

Todo trabajador que no cumpla con las indicaciones del código será sometido a un Comité de Ética, que «estudiará el asunto con base en el protocolo que al efecto emita y podrá emitir recomendaciones al respecto y, en caso de que estime que existe una responsabilidad administrativa, lo comunicará de forma oficial al Órgano Interno de Control».

Según el Conacyt, este nuevo código impuesto tiene como objetivo que los nuevos colaboradores «se identifiquen con la institución; tengan certeza del comportamiento que deberán de observar y al que deberán sujetarse en su quehacer cotidiano», y «prevengan –a través de las medidas y recomendaciones que, con base en este Código de Conducta, establezca el Comité de Ética– la actualización de conflictos de interés, actos de corrupción y, en general, cualquier falta administrativa, en el marco de las funciones inherentes a las áreas de riesgo».

Botón volver arriba