CLASE MEDIA A PUNTO DEL ESTALLIDO

Por Sócrates Amado Campos Lemus

Acaba de morir en África una tortuga que vivió 344 años y esto nos comprueba aquello que decía don Fidel Velázquez, cuando rechazaba los obsequios de mascotas, sobre todo cuando eran tortugas, alegando que no le gustaban, porque se encariñaba con ellas y no resistía la tristeza de su muerte… pues igual, muchos políticos de los viejos partidos no acaban de consolarse de la muerte de sus organizaciones políticas que pasan los ochenta años.
Los tiempos se han renovado y se cumple aquello de que el mundo da muchas vueltas, así leemos las declaraciones del maestro René Bejarano cuando sostiene que Carlos Ahumada y Rosario Robles eran parte de un complot mayor en contra de Andrés Manuel López Obrador y bueno, podríamos decir que es cierto, muy cierto, algunos políticos mexicanos aprovecharon las debilidades de Rosario y la fueron involucrando en lo que sería no solamente la gran estafa maestra sino en aquel complot en contra de AMLO donde pagara cara su lealtad el maestro Bejarano, pero como todo: “juego que tiene desquite ni quién se pique” ahora, si no andan tras las venganzas cuando menos se van conociendo muchos hechos de esa etapa.
Hemos publicado que sin duda el profesor Bejarano es uno de los hombres que tiene una organización que tiene mayor cantidad de bases en el país, sabe realizar su empeño en la organización política y esto es vital para la formación, en plazo corto, del partido de Morena. Como cualquier agrupación política se requiere de un partido y de ahí su escuela de cuadros que mantenga la ideología y el proyecto político basado en el programa y la organización, no se pueden tener ocurrencias a cada rato porque si se pretende, como lo ha afirmado AMLO, cambiar el sistema, se requiere de una gran organización, de tal forma que algunos declaran que vamos directo a lo mismo que Venezuela y la verdad de las cosas es que esto no es así. Se requiere modernizar la estructura de gobierno, adelgazar al elefante, dice AMLO y que las instituciones operen con facilidad y todo esto está muy bien en la lógica normal, pero no en la realidad, donde se enfrenta a serios conflictos y resistencias.
Si bien vamos superando algunas cuestiones que agobiaban al país como era o es la corrupción, también creemos que la clase media se encuentra desesperada y golpeada, solamente se puede decir que hay acuerdos con los grandes empresarios y con los grupos vulnerables pero no con la clase media y se está lanzando a los brazos de la ultraderecha y a la resistencia civil en muchos lados. Este grupo no cuenta con organizaciones que la representen, ni siquiera cuentan en los partidos políticos que, normalmente, buscan masas necesitadas y actuantes no clasemedieros que mantienen dudas y resistencias personales, individuales, pero no saben pensar en grupo, pero por esa desorganización y molestia y hartazgo entran fácilmente a las corrientes violentas y desesperadas que llegan a actos suicidas, no con afanes políticos ni protagónicos, sino como actos desesperados individualmente que les lleva al mismo nivel del suicidio o violencia política, la venganza ante su impotencia y resentimiento creciente, de ahí el peligro. Recordemos que los primeros grupos de lo que fueron los movimientos guerrilleros surgieron de esa clase porque en su desesperación no encontraban salidas a su frustración y no tenían confianza en las organizaciones políticas porque no respondían a los intereses de su clase, por ello, actuaron, aparentemente en la lucha guerrillera, pero en realidad, ejercían, muchas veces, como los viejos anarquistas, solos y desesperados.
Entendemos que por motivos de tiempo y de experiencia en la lucha política, AMLO, centra sus acciones en la negociación con los grandes empresarios y esto es bueno porque ni salen capitales ni se provoca la resistencia de esos poderosos hombres que pueden generar mucho daño en una acción política financiera que afecte al país, mejor transa con ellos y les deja espacio de maniobra y de buenos negocios y se mantienen calmados, la experiencia dicta que en cualquier nivel, duele más mucho más una patada al bolsillo que a los testículos y esa fue la experiencia de Echeverría y de López Portillo con lo que entramos en crisis seria, por ello, Zedillo, mejor salva bancos y banqueros que salvar a los jodidos porque ellos sí lo tumbaban en aquellos momentos y así, sabía que al final de cuentas los gastos y los costos de ese salvamento lo seguimos pagando los del infeliciaje nacional, pero mantuvo al país en paz.
Las masas pobres, hambrientas y desocupadas y desesperadas son un serio peligro para las movilizaciones que lleguen a la violencia y por ello lo mejor que hace AMLO es atenderlas, a lo mejor no resuelve sus necesidades pero cuando menos les brinda atención y apoyos y los mantiene en calma y no en la violencia que en serio destruye, por ello, entendieron esto los mismos ricachones que ahora andan al lado del presidente atendiendo sus sugerencias y las inversiones, en una real revolución todos perderían sus fortunas y sus riquezas, pero ahora, urge la atención de las clases medias porque están molestas y necesitadas, antes de que entren en las fases de la violencia, bueno, son reflexiones y las acciones le tocarían al presidente y a su equipo si es que tienen lucidez y tiempo, antes de que estallen los conflictos.

Botón volver arriba