“INOCENTES PALOMITAS QUE SE DEJARON ENGAÑAR”


El Día de los Santos Inocentes recuerda a los niños que murieron en la matanza ordenada por el rey Herodes el Grande para deshacerse de Jesús, el mesías.

Según el evangelio de San Mateo, los magos de Oriente llegaron a Belén y preguntaron a Herodes: ¿Dónde está el rey de los judíos recién nacido? Porque hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorarlo.
Herodes, obsesionado por el poder y con miedo a perderlo, rodeó la ciudad de Belén con su ejército para matar a todos los niños menores de dos años.
Actualmente, la tradición se ha extendido por todo el mundo, sin embargo, en México, se suele mentir con el fin de jugar una broma o pedir prestado, rematando con la frase: Inocente palomita que te dejaste engañar.
En nuestros días, la política mexicana -y la del mundo entero- parece estar acostumbrada al uso de esta tradición y no únicamente se limita a su aplicación en el día de la celebración sino como forma de gobierno. Y no es nuevo. Tampoco es nuevo que políticos de todos los partidos pretenden engañar a ciudadanos y potenciales votantes, en tiempos electorales.
Más aún, las campañas electorales son una diligente competencia de mentiras. Y, en no pocos casos, la victoria electoral es de aquel cuyas mentiras son mayores. Incluso, autores como Savater dicen que ‘si los políticos dijeran la verdad, nadie votaría por ellos’. Dicho de otra forma, que a ciudadanos como a electores “nos gusta ser engañados” por los políticos.
En la historia abundan ejemplos de grandes mentirosos, como Hitler, quien escribió: “Cuando la mentira es más grande, más personas la creen”, o como Fidel Castro, Hugo Chávez y Nicolás Maduro. En México un mentiroso frecuente es Andrés Manuel López Obrador, quien en dos anteriores intentos presidenciales montó una montaña de mentiras, antes y después de la elección.
Además de la desastrosa acción realizada en la pandemia, también se encuentran otros aspectos de las acciones de AMLO, quien parece haber aplicado la famosa cantaleta, pero por 6 años:

-No aumentar impuestos y bajar el precio de la gasolina.
– Producir en México toda la gasolina requerida.
– Construir dos refinerías: Campeche y Tabasco, a un costo de 420 mil millones de pesos.
-Lograr crecimiento económico entre 4 y 6 por ciento anual al finalizar 2024
-Reconfigurar las refinerías de Tula, Salina Cruz y Salamanca
-Mejorar el nivel de bienestar y cambiar el estado de ánimo de los mexicanos
-Erradicar hambre y pobreza extrema en México
-Becas, apoyos a la población y obras con costo de 550 mil millones de pesos
-Que la compra del voto sea solo un mal recuerdo
-Hacer que la delincuencia organizada esté acotada y en retirada.

AMLO GANADOR DE UN ANTI PREMIO NOBEL

El día de hoy se anunció que el presidente Andrés Manuel López Obrador ganó el Anti Premio Nobel en la categoría de Educación Médica, galardón que se da cada año a quienes hacen “investigaciones ridículas e irrelevantes en el mundo”.
Este no es el primer año que López Obrador lo recibe, otros personajes que comparten este “premio” son los presidentes Jair Bolsonaro de Brasil, Boris Johnson del Reino Unido, Donald Trump de los Estados Unidos, Vladimir Putin de Rusia, Narendra Modi de India, Alexander Lukashenko de Bielorrusia, Recep Tayyip Erdogan de Turquía y Gurbanguly Berdimuhamedow de Turkmenistán, quienes han tenido una lamentable y desastrosa participación en la pandemia, usándola para enseñar al mundo que los políticos pueden tener un efecto más inmediato sobre la vida y la muerte que los científicos y los médicos.
Este reconocimiento es organizado desde 1991 por Annals of Improbable Research (AIR) una revista de humor científico y la ceremonia se realiza en el Sanders Theatre de la Universidad de Harvard, en donde los ganadores son presentados por auténticos galardonados con el Premio Nobel.
Los ganadores reciben la eterna fama de Ig Nobel además de un billete de 10 billones de dólares de Zimbabwe, una moneda inexistente desde 2009.

Previous Inicia segunda jornada de vacunación contra Covid-19 en CDMX
Next Murió Armando Manzanero a los 86 años