ESTAFA MASIVA LLAMADA “EL BUEN FIN”


El Buen Fin volvió a resultar una estafa, no hubo promociones verídicas. En 9 años de este programa, los consumidores volvieron a comprobar que no existen los “supuestos ahorros”, hubo tiendas donde previamente se elevaron los precios y luego los ofrecieron con supuestos descuentos, pero en realidad, el cliente terminó pagando lo mismo o incluso más.

El Buen Fin ya lleva 9 años celebrándose, el problema es que mucha gente ha reportado que este “fin de semana lleno de promociones” está lleno de estafas y artimañas, ya que muchos afirman que semanas antes de que comience la promoción las tiendas suben sus precios para bajarlos durante “los descuentos” al precio normal.
Pero las evidencias han mostrado que este tipo de engaño no fue suficiente para los vendedores, sino que incluso aumentan los precios y presumen que son precios de promoción con cierto porcentaje de descuento.
El “Buen Fin” fue la respuesta del gobierno de México para el Black Friday que realizan en EU pero ahí las distintas tiendas ofrecen buenas rebajas y oportunidades de meses sin intereses a sus compradores, en México aún le falta mucho para parecerse.
Este año se expusieron una gran cantidad de prácticas fraudulentas que los vendedores llevaron a cabo y no hubo tales descuentos, pero lo que más causa molestia es que las autoridades nunca verifican los precios de al menos un mes para cerciorarse que de verdad se den descuentos.
Ejemplos hay muchos en este Buen Fin, en un sondeo realizado por este medio, un usuario de Tabasco reporto que acudió en el mes de noviembre un centro comercial para ver el precio de una lavadora, la cual estaba a la venta a $5,199 pesos. El usuario esperó hasta este Buen Fin para aprovechar las promociones y ahorrar dinero, pero cuando llego a comprarla se llevó una gran sorpresa al ver que ahora el precio de la lavadora era de $5,590 pesos, teniendo un aumento de $400 pesos.
En otros casos más que descuentos durante la novena edición del Buen Fin, se encontraron incrementos de hasta un 20 por ciento en los precios de los productos respecto al que tenían desde el mes septiembre.
Los artículos que sufrieron estos incrementos fueron pantallas, línea blanca, telefonía, computadores, fotografía y computación, en estas secciones de los centros comerciales principalmente se aglutinó la mayoría de la gente.
Por el contrario, se observó poca afluencia de gente en las secciones de vinos, abarrotes, verduras, lácteos y tiendas muebles del hogar.
La realidad, sin embargo, es muy distinta cada año, en redes sociales la población ha exhibido precios alterados e irreales.
Una creencia generalizada es que las grandes cadenas de venta al público utilizan el Buen Fincomo medio para sacar de las bodegas la mercancía vieja, de saldo, descompuesta o descontinuada, a fin de prepararse para las ventas de diciembre. Otra creencia es que de la poca mercancía de línea que venden, la mayoría sufre un incremento de precio para que, al llegar el Buen Fin se le deje al mismo precio de antes y parezca que hay un descuento.
En todo caso, el Buen Fin ha fallado en su objetivo de emular el gran frenesí del ‘Black Friday’ de Estados Unidos: no se ven verdaderos descuentos, ni filas de consumidores esperando la medianoche. Solamente se ven interminables vouchers de consumo, que se pagan a 1 o 2 años y muchas reclamaciones por cargos indebidos a fin de mes. En otras palabras, el consumidor siempre ha sido el origen de las quejas por esta estafa que ya lleva 9 años.

Previous Se cumplen 35 años del infierno en San Juanico
Next Semifinales de la Liga MX Femenil quedaron definidas