HACKERS OPERABAN DESDE EL PENAL DE SANTIAGUITO


La Secretaría de Seguridad del Estado de México desarticuló una red de cibercriminales integrada por presos que se dedicaban al hackeo financiero, extorsión y fraude cibernético, desde el Centro Penitenciario ubicado en Almoloya de Juárez

Ni en la cárcel los delincuentes pierden el tiempo y se dedican a perfeccionar sus actividades ilícitas para operar desde adentro y seguir con su red criminal sin que las autoridades puedan frenar los actos delictivos en todos los lugares.
A pesar de que está prohibido el uso de celulares en los penales, la Secretaría de Seguridad del Estado de México, desarticuló una red de hackers que operaba desde el Penal de Santiaguito.
Derivado de labores de inteligencia, se determinó que la red dedicada a los delitos cibernéticos, tenía comunicación constante con dispositivos ubicados al interior del penal, al realizar una revisión se les decomisaron siete teléfonos móviles a ocho reos.
Su modus operandi consistía en tres niveles, el primero por hackers que estando en libertad se encargaban de infiltrar virus en redes de gobiernos y empresas para alterar la contabilidad, después los reos señalados, se dedicaban a distribuir el dinero y finalmente más reos aun no identificados, ofrecían en redes sociales compras y pagos a un precio menor a fin de blanquear el dinero.
Estos delincuentes pertenecían a la banda de “El H”, considerada la principal organización delictiva dedicada al ciber robo
Resultado de las acciones de inteligencia priorizados en la actual administración, personal de la Secretaría de Seguridad (SS), a través de la Subsecretaría Control Penitenciario, logró desarticular una red de cibercriminales integrada por ocho Personas Privadas de la Libertad (PPL) dedicadas al hackeo financiero, extorsión y fraude cibernético.
Elementos de la SS abrieron una investigación tras detectar indicios de su operación mediante trabajos de inteligencia, lo que los llevó a identificar que las PPL involucradas coordinaban, desde el Centro Penitenciario y de Reinserción Social de Santiaguito, una compleja estructura criminal que incluye la participación de diversas redes de apoyo desde el exterior del penal.
En seguimiento a la información obtenida, se detectó que la organización criminal trabajaba a través de tres niveles de apoyo; el primero se conforma con hackers que están en libertad, encargados de infiltrar virus en las redes de gobierno y empresas para alterar la contabilidad y justificar pagos inexistentes.
En el segundo nivel se posicionaban los ocho PPL, señalados como hackers líderes de sección, algunos identificados como ex integrantes de la principal organización delictiva del país dedicada el ciber robo de instituciones financieras, quienes eran coordinados por Héctor “N” conocido como el H, quien cumple una condena en el CPRS de Santiaguito desde mayo de 2019 y de quien se presume es el hacker primario.
Finalmente, el tercer nivel está integrado por personas en libertad aún no identificadas, responsables de ofertar el pago de los productos financieros y servicios a bajo costo, a través de perfiles apócrifos en redes sociales y quienes al parecer efectúan los depósitos a los intermediarios.
Gracias a su detección y pronta intervención de elementos de la SS, se pudo prevenir afectaciones a distintas instituciones financieras públicas y privadas, cuyos sistemas informáticos pretendían ser vulnerados por dicha estructura criminal.
Cabe destacar que, durante la intervención de personal de custodia penitenciaria, se identificó que las PPL habían ingresado distintos teléfonos celulares, en los que habilitaron múltiples perfiles en redes sociales para establecer comunicación con su red de hackers, coordinar las operaciones de infiltración informática y de lavado de dinero.
A los ocho probables responsables, les fueron decomisados siete móviles, mismos que fueron puestos a disposición de la Agencia del Ministerio Público para que se amplíen las indagatorias que permitan identificar a los cómplices, en tanto, las cuentas en las redes sociales mediante las que operaban fueron desactivadas; a la vez los PPL fueron sancionados y se elevó el nivel de custodia para evitar nuevos incidentes.
Con estas acciones, la Secretaria de Seguridad del Estado de México reafirma su postura de Cero Tolerancia contra acciones ilícitas en los Centros Penitenciarios estatales, a fin de garantizar la paz y seguridad de la sociedad mexiquense.

Previous Cualquier agresión en contra de un niño es inadmisible: Alfredo del Mazo
Next Avión privado sufre accidente y aterriza de emergencia con 14 personas a bordo en el lejano Oriente de Rusia.