EEUU acepta que «fue un error» bombardeo contra zona residencial en Kabul

El gobierno de Estados Unidos aceptó que un ataque llevado a cabo en agosto pasado mató solo a civiles y ningún miembro del estado islámico, señalando que «fue un trágico error».

“El ataque fue un trágico error”, dijo el general de la Marina Frank McKenzie, jefe del Comando Central de Estados Unidos, en una conferencia de prensa en el Pentágono.

Durante días después del ataque del 29 de agosto, los funcionarios del Pentágono afirmaron que se había llevado a cabo correctamente, a pesar de que 10 civiles murieron, entre ellos siete niños. Las organizaciones de noticias pusieron en duda esa versión de los hechos, e informaron que el conductor del vehículo atacado era un empleado de una organización humanitaria estadounidense desde hacía mucho tiempo, además de señalar la ausencia de pruebas que apoyaran la afirmación del Pentágono de que el vehículo contenía explosivos.

McKenzie dijo que el vehículo fue atacado “en la creencia sincera” de que representaba una amenaza inminente.

“Ahora estoy convencido de que hasta 10 civiles, incluidos hasta siete niños, murieron trágicamente en ese ataque”, dijo McKenzie. “Además, ahora evaluamos que es poco probable que el vehículo y los que murieron estuvieran asociados con el ISIS-K, o con una amenaza directa para las fuerzas estadounidenses”, añadió, en referencia a la filial del grupo Estado Islámico en Afganistán.

McKenzie se disculpó por el error y dijo que Estados Unidos está estudiando la posibilidad de pagar una indemnización a la familia de las víctimas.

Botón volver arriba