La organización Mundial de la Salud advierte sobre posibles brotes patológicos en Siria debido a un colapso del sistema sanitario.


 

De acuerdo con un comunicado emitido este martes por la OMS, el recrudecimiento de las hostilidades en el noroeste de Siria ha reducido a la mitad el número de instalaciones sanitarias operativas en la zona de Alepo e Idleb, lo que aumenta el riesgo de epidemias y otras emergencias sanitarias. Los recientes y graves conflictos en el noroeste del país medio-oriental han interrumpido las campañas de vacunación, y uno de cada tres centros de inmunización en la zona han tenido que cerrar parcial o totalmente.

El comunicado también informa que desde el 1 de diciembre decenas de centros sanitarios han suspendido sus servicios, por lo que de las 550 instalaciones en el noroeste de Siria sólo la mitad continúan funcionando. El conflicto ha desplazado en la zona a 900 mil personas, de las que medio millón son niños, que en muchos casos se ven obligados a dormir junto a sus familias al raso, por lo que corren el riesgo de sufrir hipotermia y afecciones respiratorias.

A pesar de que los ataques del lunes no dejaron daños personales y en lo que va del año se han producido al menos seis ata1ues a instalaciones sanitarias en el noroeste de Siria, que han dejado 10 muertos y 30 heridos.

Previous Equipos mexicanos comienzan su travesía en Concachampions
Next Sedena se compromete a construir 161 cuarteles de la GN en 2020