Acuerdan pedir 2,124 mdp extras para el presupuesto 2022 destinado a las mujeres

La comisión de Igualdad de Género en la Cámara de Diputados calificó como positiva la propuesta oficial de gasto de 232,384 mdp, pero votó a favor de un ajuste en siete programas.

Sin esperar al Parlamento Abierto en materia de presupuesto con perspectiva de género, la comisión de Igualdad de Género de la Cámara de Diputados emitió hoy su “opinión positiva” al presupuesto 2022 para atención a mujeres, pero con la petición de incremento al gasto.

Las diputadas de esa comisión aprobaron con 19 votos a favor, 11 en contra y tres abstenciones la propuesta para que se realice un ajuste al gasto con 2,124 millones de pesos en siete programas dirigidos a las mujeres.

En la sesión de Parlamento sobre el Anexo 13 del presupuesto erogaciones para la igualdad de las mujeres, programada para el jueves, están invitadas organizaciones de la sociedad civil, funcionarias, exlegisladoras; sin embargo, antes de su realización, la comisión de Igualdad decidió adelantarse y emitir su opinión positiva a la propuesta oficial de gasto, pero con aumentos.

La presidenta de la comisión, Julieta Kristal Vences Valencia, de Morena, pidió no retrasar la decisión, pues la comisión de Presupuesto “al final va a conjuntar opiniones” y podría realizar nuevos ajustes, además de que ya se incorporaron propuestas recibidas en un foro previo .

“Si me dijeran no se movió un peso lo entendería, pero ya se hicieron propuestas de aumentos», planteó.

Para promover la atención y prevención de violencia en contra de las mujeres, la comisión pidió 37.9 millones de pesos adicionales, para quedar en 372 millones 541,000 pesos, un 20% adicional.

Para el programa “apoyo a las estancias para mujeres en entidades” se aprobó solicitar 271.9 millones de pesos adicionales para quedar en 417 millones de pesos.

Al apoyo para el bienestar de niñas y niños hijos de madres trabajadoras (rubro supuestamente para que las familias cuiden a los menores en casa las diputadas solicitaron 906 millones de peso extra, para quedar en 3,590 millones de pesos.

Para el programa “investigar y perseguir delitos en materia de derechos humanos”, se solicitó un aumento de 5.6 millones de pesos.

Para control de enfermedades, que el Ejecutivo proponía eliminar, “esta comisión propone 5,000 millones 15,000 pesos que servirían, por ejemplo, para detectar el síndrome de Turner en mujeres», leyó la diputada Vences, aunque fue una danza de cifras que no cuadró con las propuestas.

Para la atención a la salud se pidieron 282 millones de pesos adicionales para quedar en 1,565 millones de pesos. En el programa de salud materna, sexual y salud reproductivas, la comisión planteó elevar a 2,734 millones 541 mil pesos, es decir 631 millones de pesos extras.

En sesión ordinaria diputadas del Partido Acción Nacional (PAN), del Revolucionario Institucional (PRI) y Movimiento Ciudadano pidieron esperar a las opiniones que se viertan en el Parlamento Abierto y demandaron apoyo para guarderías o estancias infantiles, diseñadas para hijos de trabajadoras tanto del sector formal como informal y que por tanto no están incluidas en las guarderías del Instituto Mexicanos del Seguro Social.

Melissa Estefanía Vargas, del PRI, recordó que al desaparecer las estancias se creó el programa de apoyo a mujeres trabajadoras para que las mujeres cuiden a sus niños en casa, y “no existe un análisis de cómo se está ejerciendo pues no se dedica a cuidar a los niños, sino para otras cosas “.

Expuso que el llamado Anexo 13 incluye programas de mujeres, pero se requiere ir más allá, pues el presupuesto debe aplicarse en sentido transversal y en todos los rubros presupuestales.

Pero ahora “no se destinó ningún recurso para garantizar el Sistema Nacional de Cuidados” -que la cámara aprobó en la legislatura pasada, pero quedó pendiente en el Senado- y tampoco se destinaron recursos a los niños huérfanos de víctimas de feminicidio.

La diputada Esther Martínez, del Partido del Trabajo, planteó la regularización de los Centros de Desarrollo Infantil (Cendis) –como los que opera su partido- pues las guarderías que si tienen recursos son solo para mujeres con trabajo formal sea las que trabajan en los sectores de salud o educación pero no para las mujeres que no tienen como comprobar actividad económica formal.

Por el PAN, la legisladora Joanna Alejandra Felipe Torres planteó que con las estancias -operadas por mujeres en las comunidades- sería factible reactivar la economía; además, dado que se daba comida a los niños, se atendía la vertiente del rezago alimentario y permitía la atención de niños con discapacidad.

La diputada Felipe Torres exclamó: «Pongámosle el nombre que deseen, estancias del bienestar, si quieren, pero (hay que) restituir ese apoyo».

Botón volver arriba