FAKE NEWS; NO CONTINUARÁN LAS OBRAS DEL NAIM


Por Juan Bustillos

La Cuarta Transformación inició con una información falsa; al menos lo es la interpretación de la minuta de la primera reunión del nuevo Consejo de Administración del Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) en el sentido de que seguirán las obras en el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).
Lo cierto es que el Presidente López Obrador se mantiene en lo resuelto por la primera consulta popular realizada cuando aún era electo: No continuarán las obras del NAIM en Texcoco.
Y la oferta de recompra de parte de los bonos de lo que sería el NAIM se lanzó, conforme información oficial, precisamente, para que estos instrumentos financieros no se activen.
Por su parte, un experto en estos temas refirió que el gobierno tiene que cumplir con el compromiso de pagar a quienes adquirieron bonos que se emitieron con la finalidad de construir el aeropuerto; al recomprar parte de los bonos, el gobierno trata de mandar la señal de que cumplirá con esta obligación financiera, además, tiene que pagar a los contratistas que han ejecutado obra… al final sigue adelante con la cancelación del aeropuerto.
Y todo por el vacío de información en torno a la filtración de la minuta de la primera reunión del Consejo de Administración, en la que el nuevo director del GACM, Simón Levy, solicitó autorización para evaluar el plan estratégico del proyecto del NAIM mencionando que “se continuarán las obras en el proyecto durante este proceso”.
El periodista Darío Celis publicó la información, en su cuenta de Twitter, a las 11:20 horas de ayer, y el periódico El Universal la retomó a las 14:58.
En casos como este, el nuevo gobierno podrá decir que culpa es de los periodistas, que buscan desestabilizar con información falsa, pero no es así. La minuta publicada, concediendo que no sea falsa (nadie la desmintió), dice, claramente, que Levy solicitó la evaluación del proyecto y que durante ese proceso continuarán las obras. No hay, sin embargo, un párrafo en el que se mencione que el Consejo acordó la suspensión de las obras.
Al contrario, el lenguaje del Consejo muestra un cierto menosprecio a las consultas ideadas por López Obrador y por quienes acudieron a votar por la cancelación de las obras: “… el riesgo más serio para las cuatro series de bonos del NAIM es el anuncio oficial de la cancelación del proyecto. Hasta hoy sólo eran declaraciones de ciudadanos, pero el lunes (hoy) será posición de la autoridad”.
Que sepamos, esas meras “declaraciones de ciudadanos” es una de las aportaciones del nuevo Presidente de México a la democracia; más aún, su pretensión es colocar la consulta popular sobre o a la par de la representativa. Entiendo que todo, o casi, será sometido a la aprobación directa de los ciudadanos, incluidos los proyectos de ley que, luego, el Congreso de la Unión votará.
Quizás sea momento de pedir a Javier Jiménez Espriú, Antonio Canchola, Graciela Márquez Colín, Josefa González Blanco Ortiz Mena, Antonio Herrera y Simón Levy, tomar más en serio las consultas populares, al menos en los términos de quien las inventó, el jefe de todos ellos, López Obrador.

Previous Tengo las riendas del poder en las manos: AMLO
Next Realizan en Edomex segunda reunión en materia de seguridad