EL PRI LE ROBA AL PRI

La aspirante a la dirigencia nacional del PRI, Ivonne Ortega, aseguró que la declaración de Alejandro Moreno Cárdenas como ganador, “carece y carecerá de legitimidad” y dijo contar con todos los elementos para impugnar y anular la elección interna para renovar la presidencia priísta

La aspirante a la dirigencia nacional del PRI, Ivonne Ortega, aseguró contar con todos los elementos para impugnar y anular la elección interna para renovar la presidencia priísta, por lo que consultará a sus seguidores si procede o no a hacerlo.
La declaración de Alejandro Moreno Cárdenas como ganador de la elección interna priísta, aseveró, “carece y carecerá de legitimidad” por lo que estará al pendiente de los resultados oficiales que dé a conocer el PRI.
En video mensaje publicado la madrugada de este lunes en sus redes sociales, Ortega Pacheco, acompañada por su compañero de fórmula, Encarnación Alfaro, aseguró que no se irá del PRI.
El domingo 11 de agosto, a horas de la mañana, Ortega denunció a través de su cuenta de Twitter que las elecciones para elegir nuevo presidente del partido PRI estaban siendo víctimas de estafa, votos comprados, robo de boletas y urnas “embarazadas”. Acusando con varios mensajes, que ella habría recibido, que en otras palabras las votaciones habían sido: “robadas por la cúpula”.
“Me reportan que la cúpula ofreció 3 mil pesos por voto, pero están entregando estos vales de despensa con valor de 100 pesos. #MilitanteVigilante.”, informó la candidata al partido priista.
Aseguró que en Oaxaca, Juchitán, Chihuahua y otras localidades estaban presentándose irregularidades como personas votando más de una vez, siendo obligados a votar violando sus garantías, reportando urnas que ya se encontraban repletas, hinchadas, personas que no forman parte del partido y sin credencial participando en la votación, entre otras series de acusaciones más.
“En el Estado de México me reportan que hay personas votando más de una vez, ingresando a la mampara con varias boletas.”, denunciaba Ortega por cuenta de Twitter.
Guerra sucia, según ella, aún así afirmó que seguiría trabajando por el partido; sin olvidar que los resultados serán revelados este miércoles próximo.
Sostuvo que la elección estuvo llena de trampas y aseguró que recibió “miles de pruebas” y son esas irregularidades las que “ponen en entredicho los resultados preliminares y el prestigio del partido”.
Entre otras anomalías destacó inequidad, fallas en el sistema informático que le impidieron tener representantes de su fórmula en casillas; se le impidió a sus representantes el acceso a mesas de votación o fueron expulsados con violencia; se permitió votar a personas que no estaban en el padrón “hubo relleno y embarazo de urnas previo y durante la jornada”, compra y coacción del voto o casillas zapato (con participación del 100% de electores) Oaxaca y Coahuila.
Pese a esto dijo que aún no hay punto final y “no nos vamos, no me iré del PRI. Seguiré y trabajaré dentro del PRI para luchar porque la democracia real llegue al partido y para defender a la militancia (…) para defender la democracia dentro del PRI, para evitar el abuso de poder y denunciar la corrupción, que es el mayor mal que tiene nuestro partido”.

Botón volver arriba