MÁS SECUESTROS GRACIAS A LAS REDES SOCIALES


Si eres de las personas que se exhibe y exhibe a su familia en redes sociales, eres una presa fácil para el secuestro

El secuestro en México tuvo un incremento del 33.1 por ciento el año pasado, las cifras que reportan las autoridades son de enero a noviembre, este 2019 se registraron mil 801, esto sin considerar las llamadas cifras negras, que son las que no se denuncian y que los afectados pagan los rescates y también las cifra oficial no considera los secuestros expres.
En las páginas sociales, se observa cómo cientos de jóvenes publican fotografías de sus viajes, propiedades, actividades, mejores amigos o los nombres de sus padres, e incluso datos específicos, como colegios, universidades, gimnasio y hasta su dirección personal.
Los estados que encabezan la lista de secuestros son Veracruz, Estado de México, Morelos, Tamaulipas, Tabasco y Ciudad de México.
Al menos la mitad de los plagios se dio por los datos y todo lo que pueden sustraer los delincuentes de las redes sociales.
Los nuevos equipos telefónicos de gran tecnología tienen acceso a facebook, twitter, myspace y otro tipo de aplicaciones que permiten que divulgue todo lo que hace a cada minuto, hasta incluso permiten subir fotos del lugar en donde está y con quién se encuentra.
Los secuestradores se valen de la información desplegada en redes sociales como arma para seleccionar a sus víctimas y hacer más fácil el poder llegar a ellas. Escribir que tiene carro nuevo y que su celular es un iphone resulta más peligroso todavía. Es por eso que el pasar tiempo de ocio en las redes sociales a veces no es tan beneficioso
Hay cientos de personas que examinan todos tus movimientos, saben en dónde estudias, a qué hora sales de clases y a qué hora llegas a tu casa. Igualmente indagan en donde trabajas y un aproximado de cuánto ganas. Eso se le suma que si tienes un carro de los últimos tres años, un buen teléfono celular y vives en urbanización o edificio te estas convirtiendo en una presa fácil de extorsión o secuestro. Más aún si tiene un negocio propio, es el blanco más jugoso para los delincuentes.
En los últimos meses se ha visto un fuerte incremento de personas que sufren secuestros e incluso en sus propios hogares por todo lo que imparten en las redes sociales y sobre todo la desaparición de adolescentes, que son engañadas por los tratantes de personas.,
Queda en los padres el educar a sus hijos acerca de la importancia de proteger su información personal tanto en el mundo real como el virtual, pero también es de nosotros la obligación de hacerlo.
Expertos en delitos informáticos y protección de información aseveran que muchos usuarios no saben que, de acuerdo con las condiciones del contrato que virtualmente asumen al hacer clic en el cuadro “acepto”, les otorgan a redes sociales, como facebook, la propiedad exclusiva y perpetua de toda la información e imágenes que publican. Los términos de uso le reservan a facebook el derecho de conceder y publicar todo “el contenido del usuario” a otros negocios.
Las operaciones de los delincuentes comienzan cuando crean cuentas en las redes sociales con datos falsos, incluso colocan fotos que no son suyas, hacen invitaciones, conversan con los adolescentes, obtienen información y luego los secuestran. Las investigaciones evidencian que las cuentas de los delincuentes son creadas en cafés internet, lo que complica su identificación.
Datos de la policía cibernética señalan que el 90% de los casos de desaparición fue con el uso de las redes sociales, donde muchos de ellos avisaron en sus cuentas que escaparían o que conocieron a alguien por internet en la mayoría de los casos estos son raptados para posteriormente pedir rescate por ellos.
Autoridades han insistido en evitar que se proporcione información personal por vía telefónica, no seguir instrucciones de los delincuentes y no realizar ningún depósito y luego llamar al número de emergencias.
El modus operandi que utilizan las personas que se dedican a cometer este ilícito es el siguiente:
Hacen una llamada y se hacen pasar por una supuesta autoridad, solicitan datos personales y de familiares.
Algunas veces manipulan tanto a la persona que la hacen creer que realmente es la autoridad quien está hablando y se comportan de una forma amable por un buen tiempo.
En el momento en que ya tienen sometida a la víctima, empiezan a amenazarla y a decirle que tiene que obedecer porque es un grupo criminal quien está detrás de todo esto.
Posteriormente le piden un código que llegará por mensaje de texto, con el cual los extorsionadores tienen acceso a la cuenta de WhatsApp de la víctima, desde otro móvil.
Cuando ya tienen control sobre su cuenta, los delincuentes solicitan a la víctima que compre un celular o una tarjeta SIM nueva para continuar la comunicación y que apague su teléfono antiguo.
Los extorsionadores llaman a los familiares de la persona afectada, les envían mensajes vía WhatsApp o incluso llamadas, además lo intercomunican enlazando la llamada, haciéndoles creer que lo tienen secuestrado y con ello exigir el pago de un supuesto rescate.
Ante estas situaciones la autoridad señala que es de suma importancia guardar la calma, no caer en los engaños, reportar inmediatamente a los números de emergencia, donde expertos le ayudarán a evitar ser víctima de un “secuestro virtual”.
De igual manera, se exhorta a la población a tener cuidado con el manejo de sus redes sociales; en el caso de Facebook recomendó no tenerlo abierto a todo el público, restringir las publicaciones para que sólo sean vistas por sus contactos, así como no aceptar a personas desconocidas, ya que de ahí se puede extraer mucha información, la cual podría ser usada en contra.

Previous Acompaña Alfredo del Mazo a López obrador al 105 Aniversario de la Fuerza Aérea
Next Confirman nuevo caso de coronavirus en California.