México atestigua dilema de haitianos: aferrarse o renunciar al «sueño americano»

Cientos de haitianos han llegado a la CDMX esta semana para solicitar el estatus de refugiado directamente en las oficinas de la Comar. Con ello, esperan seguir al norte o poder instalarse en México.

Los migrantes haitianos que llegaron a la Ciudad de México para solicitar refugio al gobierno federal tienen dos opciones: renunciar a su sueño de cruzar a Estados Unidos y quedarse en México para iniciar una nueva vida, o bien, empeñarse en avanzar a la frontera norte, con el riesgo de que las autoridades estadounidenses al final los deporten a su país, del que salieron hace meses o incluso años.

A lo largo de esta semana, las esperanzas de obtener del Ejecutivo mexicano un documento que les permita caminar o viajar en libertad por territorio nacional han sido puestas por centenares de ciudadanos haitianos en un formato impreso emitido por la Secretaría de Gobernación (Segob), mismo que han entregado en las propias oficinas centrales de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), en la colonia Juárez de la capital.

El flujo de migrantes a la Ciudad de México aumentó durante los últimos días. La mayoría proviene de Haití con un solo propósito: entregar la documentación requerida por las autoridades para solicitar refugio.

Sin embargo, esto a la vez significa que su camino hacia el norte queda en pausa nuevamente, pues los solicitantes deberán esperar entre dos y ocho semanas para obtener una respuesta.

Migrar para huir de las catástrofes

El terremoto que azotó a Haití en 2010 y la posterior epidemia de cólera, así como los huracanes y la inestabilidad social y política tienen más de una década llevando a miles de ciudadanos de ese país a migrar a otras naciones, entre ellas, Brasil, Chile, Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, El Salvador, Honduras y Guatemala. Estos tres últimos países suelen ser solo de tránsito, pues los haitianos que arriban ahí en realidad buscan avanzar a México y a Estados Unidos.

Este año, en el contexto de la crisis desatada por la pandemia de COVID-19 y del endurecimiento de las políticas migratorias mexicanas y estadounidenses, más de 3,000 haitianos están varados en Chiapas y 13,000 en la frontera entre Texas y Coahuila, donde esperan que se resuelvan sus solicitudes migratorias o de refugio.

Botón volver arriba