Tesla conversa con Samsung para fabricar los chips para sus vehículos autónomos

El gigante surcoreano ya produce los chips de los actuales computadores Hardware 3 del fabricante de autos eléctricos.

Tesla busca salir avante pese a escasez de suministros. El fabricante de autos eléctricos está en conversaciones con Samsung Electronics para crear la próxima generación de chips de autoconducción de la automotriz.

Desde principios de este año, Tesla y Samsung han dialogado sobre el diseño de chips en varias ocasiones e intercambiado prototipos de chips para el próximo computador de autoconducción Hardware 4 de Tesla, informó el Korea Economic Daily.

Si Samsung consigue el pedido, se espera que fabrique el chip en su proceso de producción de 7 nanómetros, según Reuters. El gigante surcoreano ya produce los chips de los actuales computadores Hardware 3 de Tesla.

En agosto pasado, Elon Musk, presidente ejecutivo de Tesla, dijo en el evento del Día de la Inteligencia Artificial que posiblemente en un año Tesla introduciría un nuevo hardware para su computador de conducción autónoma en su camioneta eléctrica Cybertruck, sin dar más detalles.

En el sector de la fabricación de chips por contrato, Samsung ocupa el segundo lugar después de Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC). A finales de junio de este año, la empresa de fundición de semiconductores tenía el 52.9% de la cuota de mercado, frente al 17.3% de Samsung, según el proveedor de análisis TrendForce.

La escasez de chips seguirá hasta 2023

Los fabricantes mundiales de automóviles, incluidos Ford, Honda, General Motors y Volkswagen, se han visto sorprendidos por una prolongada escasez de chips en el mundo, lo que ha obligado a muchos a parar o reducir la producción.

El mismo Tesla retrasó el lanzamiento de su deportivo Roadster. El el auto eléctrico se empezará a vender un año después de lo previsto. «2021 ha sido el año de la súper loca escasez de la cadena de suministro. Suponiendo que 2022 no sea un mega drama, el nuevo Roadster debería de salir en 2023», publicó Musk en su cuenta de Twitter, el 1 de septiembre.

Los autos se han vuelto cada vez más dependientes de los chips: desde la gestión informática de los motores para una mejor economía de combustible, hasta las funciones de asistencia al conductor como el frenado de emergencia. No obstante, las armadoras prevén que la falta de chips seguirá, aunque menos severa, en 2023.

Botón volver arriba