Autoridades estadounidenses sentencian a cinco años de prisión a una enfermera que expuso a miles de pacientes a contraer hepatitis C.


 

Los hechos tuvieron lugar en el Hospital McKay-Dee en Odgen, Utah, donde una ex enfermera fue acusada de haber robado analgésicos, así como haber inyectado hepatitis C a siete personas y exponer a otras 7 mil 200 a contraer el patógeno.

De acuerdo con los medios locales, Elet Neilson, de 53 años, fue sentenciada este lunes luego de haberse declarado culpable en un tribunal federal de manipular un producto de consumo y obtener de manera fraudulenta una sustancia controlada. Neilson reconoció haberse inyectado analgésicos destinados a pacientes mientras trabajaba como enfermera de urgencias en el hospital. Su abogado declaró que las jeringas que utilizó de alguna manera se mezclaron en el caos de la sala de emergencias.

Durante el juicio, la ex enfermera aseguró que estaba arrepentida por su comportamiento y que nunca pensó que sus acciones afectarían a tanta gente. También agregó que había recurrido al uso de drogas en 2014 como una forma para lidiar con su divorcio y los largos turnos nocturnos. La mujer también comentó que estaba bajo mucho estrés mientras cuidaba a su hijo pequeño, quien es autista.

Previous ISSSTE capacita a su personal para mejorar trato al derechohabiente
Next Cruz Azul amarra al colombiano Alex Castro