ELECCIÓN, COSTOS, PÉRDIDAS Y CONCLUSIONES

Por Luis Pinal Da Silva

6 de junio. La votación en nuestro país se desarrolló con claroscuros, donde por un lado se advirtió la participación ciudadana y, por el otro, la irrupción de la delincuencia organizada, política o embozada, como gusten.
De acuerdo a Etellekt Consultores, la delincuencia generó en todo el proceso electoral a lo largo y ancho del país la muerte de 100 candidatos, los cuales sí se dividen en oficialistas y opositores a los gobiernos estatales: 76% fueron opositores y un 24% fueron oficialistas.
Fue, sin lugar a dudas, la elección más violeta a nivel municipal, pues de los aspirantes y candidatos asesinados 31 competían por puestos municipales (23 por alcaldías, 7 por regidurías y 1 sindicatura), el 90% de ellos eran opositores a los alcaldes de los municipios que pretendían gobernar o representar.
Y en este maremágnum, hoy se sabe que el mandato ciudadano reiteró el apoyo a la mayoría simple a Morena y también que algunos de los “nuevos partidos” no deben existir, ya que no representan ni el 2% de la votación y solo son un gasto innecesario que implica mal uso de nuestros impuestos.
Y, más allá de la cifra roja, está el lado absurdo, que muestra al Partido “Verde” como la bisagra más costosa y conveniente en su momento para el PRI y ahora para Morena, ya que con sus votos pueden tener la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, es decir, el 50% + 1 del total de los integrantes de la Cámara de Diputados.
También, derivado de la elección, de los 15 estados en donde se eligió gobernador en la mayoría hubo alternancia, excepto en Baja California, Querétaro y Chihuahua, según el resultado del sistema de conteo rápido del INE.
Ello implica cambios geopolíticos y hay que observar que todos los estados que tiene vista al mar en esta elección (Campeche, Guerrero, Michoacán, Sinaloa, Sonora, Baja California, Colima y Baja Sur) serán gobernados por Morena, lo cual implica un reto mayúsculo ya que son estados con considerable presencia de grupos delictivos organizados con presencia transnacional.
Estas elecciones son las que históricamente, colocan a más mujeres como gobernadoras en la historia de México.
Según los resultados de sistema de conteo rápido del INE, habrá mujeres gobernantes en los estados de Baja California, Chihuahua, Tlaxcala, Campeche, “Guerrero” y Colima.
Esta elección traerá innegablemente un cambio determinante y la ruptura brusca con las prácticas de siempre, con la participación del 51% del total del padrón que fue mucho en comparación con otras elecciones intermedias, pero aún poco respecto de la responsabilidad ciudadana.
Cambios, costos y sorpresas. Una elección que deberá motivar la reflexión, no sólo de quienes han hecho dela política una forma de vida, sino de una población que, al parecer, se tornará exigente.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba