Acteal; 22 años de impunidad

Serán dos años más, los que tendrá que esperar la Sociedad Civil las Abejas de Acteal para que Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emita el informe con las pruebas que señalan a los autores materiales e intelectuales de la masacre del 27 de diciembre de 1997.
Este domingo, los sobrevivientes de Acteal, Chiapas, conmemoraron 22 años de impunidad tras el asesinato de 45 de sus integrantes, a manos de paramilitares.
En una procesión, caminaron del cuartel militar hacia la parroquia donde hombres, mujeres, ancianos, niños y niñadas fueron masacrados a balazos. Mientras la banda de música sonaba, los indígenas caminaron ordenados en filas, acompañados del obispo Rodrigo Aguilar del Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de Las Casas y de Sipaz.
“En este día, damos gracias a nuestras creadoras y creadores de la tierra y del cielo, por darnos un corazón y conciencia que no olvidan, que luchan y construyen una memoria digna y una justicia verdadera por la Masacre de Acteal”, dijeron a través de un megáfono colocado en una camioneta que presidía el paso de los indígenas.
Al llegar a la Plaza de la Resistencia, dieron la bienvenida y realizaron una ofrenda de frutas, mientras una mujer cuidaba que el humo del sahumerio permaneciera durante toda la celebración.
“Hoy nos encontramos aquí para conmemorar a nuestras 45 hermanas y hermanos masacrados y más los 4 bebés que fueron violentamente sacados del vientre de sus madres. Este crimen atroz fue cometido por un grupo paramilitar priísta de Chenalhó, un día lunes 22 de diciembre de 1997, aquí en Acteal”, dijeron en el micrófono.
Juan Vázquez, presidente de Mesa Directiva de esta sociedad, agregó que el Estado mexicano en su guerra contrainsurgente, a través del Plan de Campaña Chiapas ’94, perpetuó el asesinato durante el mandato presidencial de Ernesto Zedillo Ponce de León.
“A 22 años de la Masacre de Acteal, aquí estamos y seguimos vivos, sigue encendida la luz de la memoria por nuestros hermanas y hermanos masacrados. Acteal sigue y seguirá siendo la Casa de la Memoria y Esperanza, aunque incomode a los amos de la impunidad”.

Botón volver arriba