MÉXICO PLAGADO DE CÁRTELES DE la DROGA: UIF

El Director del ONCSJL afirmó que “no queda claro si sigue o no sigue la política de los abrazos, si vamos o no vamos a perseguir a los delincuentes, si la justicia depende de la popularidad, o si la justicia depende de lo que se establece en la ley.”

Los esfuerzos del gobierno de capturar líderes de los carteles han llevado por lo general a divisiones y luchas internas entre organizaciones que alguna vez fueron fuertes. A pesar de estar en declive, estos grupos continúan operando en todo el país.
Para sobrevivir, están acudiendo a otras actividades, desde robar petróleo a secuestros o administrar escondites en la frontera entre Estados Unidos y México.
La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Santiago Nieto Castillo no inventó el hilo negro al reconocer que todo el territorio mexicano está plagado de cárteles de la droga.
Tampoco lo inventó al informar que hay 19 asociaciones delictuosas de alto impacto que generan violencia, corrupción y recursos de procedencia ilícita. Sin embargo, la UIF aclaró que la delincuencia organizada sí está creciendo y que su crecimiento es uno de los principales factores del incremento en el flujo de recursos ilícitos generados a nivel nacional.
Sólo entre 2016 y 2018, dijo Nieto Castillo, los grupos delictivos tuvieron ganancias estimadas por 1 billón de pesos, o bien, el equivalente al 6.6 por ciento del Producto Interno Bruto nacional registrado durante el segundo trimestre de 2020, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi).
En el marco de la presentación de la Evaluación Nacional de Riesgo 2019-2020, Santiago Nieto Castillo señaló que “las amenazas más relevantes en materia de lavado de dinero son la delincuencia organizada, el nivel de recursos ilícitos y la corrupción”. Al respecto, el titular de la UIF precisó que en México hay 19 organizaciones delictivas de alto impacto, de las cuales dos –el CJNG y el Cártel del Pacífico o Cártel de Sonora– tienen “naturaleza supranacional”.
Además de los cárteles de Jalisco y Sonora, la lista de la UIF incluye a los cárteles del Golfo, Fuerza Antiunión, Los Beltrán Leyva, La Nueva Familia Michoacana y Santa Rosa de Lima, así como también a organizaciones de menor impacto y células de otros cárteles como La Línea, Los Colombianos, Los Marquina o Cártel de la Sierra, Nueva Plaza y Nuevo Cártel de Juárez.
Asimismo están siete organizaciones de carácter regional que crecieron durante el sexenio del expresidente Enrique Peña Nieto: El Cartel del Noreste en Tamaulipas; los cárteles guerrerenses Guerreros Unidos, Independiente de Acapulco y Los Rojos; Los Viagra en Michoacán; y los cárteles capitalinos de la Unión Tepito y de Tláhuac.
En el caso del Cártel de Santa Rosa de Lima en Guanajuato, la UIF refirió que aparte de que ha ido perdiendo fuerza debido al combate del Estado mexicano, en los últimos años sus actividades principales pasaron del robo de hidrocarburos y tráfico de drogas, a temas relacionados con secuestro y extorsión.
En el Gobierno anterior fueron identificados 122 objetivos o líderes del crimen organizado, de los cuales detuvieron o abatieron a 116. “Sin embargo esto es insuficiente. […] Se requiere combatir las estructuras financieras de los grupos delictivos. […] Lo importante es combatir la corrupción política que les da cobijo […] y a ello habría que sumarle el combate a la base social [oportunidad y demanda] que tienen estos grupos delictivos”, dijo Santiago Nieto.
La fragmentación y proliferación de grupos delictivos en México ha detonado “la mayor crisis de violencia que hemos tenido en la historia de nuestro país”, de acuerdo con el director general del Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad (ONCSJL), Francisco Rivas Rodríguez.
Si comparamos las cifras anuales de 2015 a 2019, así como las cifras preliminares de 2015 a 2020 del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), se observa que la tasas de delitos y de violencia fueron en aumento, inclusive alcanzando niveles históricos dentro del periodo de análisis.
En la opinión de Francisco Rivas Rodríguez, el problema con la seguridad pública es que el Gobierno federal no tiene una estrategia, por lo que “no queda claro si sigue o no sigue la política de los abrazos, si vamos o no vamos a perseguir a los delincuentes, si la justicia depende de la popularidad, o si la justicia depende de lo que se establece en la ley”.
Pero los expertos señalan el hecho de que envió al Ejército a capturar a líderes de los cárteles que creó una Guardia Nacional, un grupo policial de élite, como evidencia de que está combatiendo agresivamente a los carteles.

Botón volver arriba