CHAYITO Y AHUMADA… EL REBOTE DE LAS LIGAS


En 2004, Ahumada puso al descubierto un video para desprestigiar a AMLO cuando era Jefe del DF, tendiéndole una trampa a uno de sus hombres de mayor confianza: René Bejarano, a quien no le alcanzaron las ligas para sujetar tanto dinero. Aparentemente todo esto habría sido orquestado por la pareja de Carlos Ahumada en ese entonces, la hoy vinculada a proceso penal, Rosario Robles Berlanga.

Han pasado 15 años desde aquel 3 de marzo de 2004 en el que René Bejarano, entonces coordinador del PRD en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, fue exhibido en vídeo cuando recibió fajos de dinero por parte del empresario argentino Carlos Ahumada, amante en ese entonces de Rosario Robles Berlanga.
Este fue un golpe demoledor para la popularidad de Andrés Manuel López Obrador, que se perfilaba como presidenciable para las elecciones de 2006. En el entramado se encontraba Robles Berlanga, a quien López Obrador hizo presidenta del Partido de la Revolución Democrática en el 2002.
Durante su gestión como dirigente perredista, Robles se alió con el empresario argentino Carlos Ahumada, y fue cuando la acusaron de usar su cercanía con el empresario para otorgar “favores gubernamentales” a distintas empresas. Robles renunció entonces al partido del Sol Azteca.
Ahora, la maquinaria legal del Gobierno de López Obrador empezó a trabajar. Robles Berlanga fue citada por la Fiscalía General de la República (FGR), sin que nunca se aclarara la razón para tal pedimento y menos que era investigada por diversos delitos, mientras que se filtraron datos e información del caso a los medios.
Se trata, sin duda, de una persecución más que evidente y una venganza fraguada hace años. Si bien López Obrador debe a Rosario Robles la victoria electoral a la jefatura de gobierno, en julio del año 2000, ya que ella de manera personal se encargó de la campaña, también empezó a verla como un escollo.
Ya como jefe de gobierno, López Obrador se hizo del control total del PRD y, años después, cuando el tabasqueño buscó su primera candidatura presidencial, se topó con Rosario Robles, entonces presidenta del PRD, quien también pretendía la postulación; fue entonces que desde el PRD se empezó a manejar que Robles había incurrido en un gasto excesivo en los procesos electorales y, enmedio del escándalo mediático, fue echada de la dirigencia y del partido. López Obrador tenía el control y en la bolsa la candidatura presidencial de 2006.
Poco después, Rosario Robles y Juan Collado, reaparecieron detrás de los llamados “video-escándalos” que exhibieron la corrupción del gobierno de López Obrador en el Distrito Federal. Después Robles se alió con el PRI, en particular con el candidato tricolor Enrique Peña Nieto.
Este martes, la Fiscalía General de la República decidió arrestar a Rosario Robles de manera preventiva para que se le inicie proceso penal por el delito de ejercicio indebido del servicio público, cargo que se castiga con hasta siete años de cárcel.
La ex funcionaria había sido imputada el viernes pasado en esta causa tras ser acusada por la Fiscalía de haber causado un daño a la hacienda pública por más de 5 mil millones de pesos. De nada sirvió que los abogados de Robles presentaran 40 pruebas con la intención de acreditar su inocencia; durante su defensa en la audiencia, se aseguró que reportó las irregularidades al menos en tres ocasiones al ex presidente e incluso a José Antonio Meade, quien le sucedió en la Secretaría de Desarrollo Social. A pesar de los alegatos de Robles y sus abogados, fue llevada a la cárcel de Santa Martha Acatitla.
El presidente Andrés Manuel López Obrador, quien había señalado en las últimas semanas que la ex funcionaria era “un chivo expiatorio”, cambió el discurso y este martes señaló que será la justicia quien decida si hay otros políticos implicados. “No es asunto nuestro, tampoco soy Poncio Pilato”, ironizó.
En política las venganzas son crueles. Andrés Manuel López Obrador es hoy el Jefe de la Nación, y tiene sus baterías enfocadas en llevar a la cárcel tanto a Carlos Ahumada como a Rosario Robles Berlanga, en lo que bien pudiera considerarse “el rebote de las ligas”.

JUEZ PIDIÓ INDAGAR A MEADE Y ACLARAR SOBRE PEÑA NIETO

El juez federal que procesó a Rosario Robles pidió a la Fiscalía General de la República (FGR) aclarar si Enrique Peña Nieto está involucrado en el caso de la Estafa Maestra, y sugirió indagar por hechos similares a José Antonio Meade, como ex titular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).
El Juez Felipe de Jesús Delgadillo Padierna hizo estas acotaciones, luego de que los fiscales insistieran en que la imputada no avisó de los presuntos desvíos al ex Presidente Peña Nieto e indicó que se debe aclarar si el ex presidente está involucrado, si está encubriendo, para efectos del proceso si en forma tácita está involucrado.
En el caso de Meade, Delgadillo hizo la sugerencia de investigarlo, luego de que la FGR insistiera en que probablemente no tiene un origen lícito el acta de entrega recepción que presentó Robles para acreditar que informó a su sucesor en la Sedesol de las auditorías y observaciones que no habían sido solventadas sobre los desvíos.

UIF PRESENTARÁ NUEVA DENUNCIA CONTRA ROSARIO ROBLES

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, prepara una nueva denuncia en contra de Rosario Robles Berlanga y sus principales colaboradores, luego de que se detectaran 105 contratos irregulares, adicionales a los que ya habían sido detectados por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la Fiscalía General de la República (FGR), los cuales ascienden a más de 800 millones de pesos.

Previous Destaca Del Mazo avance del Edomex en cuatro de seis indicadores que mide Coneval
Next Tras fallas nocturnas Banorte restablece todos sus servicios