Dengue y Varicela: peligro en las fronteras mexicanas


Las fronteras mexicanas padecen en los últimos días dos brotes de enfermedades que ya se tenían medianamente controladas: la varicela y el dengue. La primera, entre grupos migrantes asentados en Baja California; la segunda, desde el estado de Chiapas se extiende por el sureste.
La varicela en el norte se reportó como alerta en diciembre pasado, tras el arribo de las primeras caravanas masivas de migrantes centroamericanos con 13 casos que el gobierno de Tijuana y el estado de Baja California consideraron aislados; luego, sorprendió la información con otros 12 casos en Mexicali en abril a los que se sumaron 32 reportados en junio en esta misma ciudad.
Hasta ahora, las autoridades contradicen la información sobre la causa de los brotes. Mientras el jefe de Epidemiología del Estado, Efrén Zazueta, considera que es un asunto que acarrean los migrantes (son más propensos a contraerla, ha dicho); la Secretaria de Salud federal reconoce un promedio de 5,500 casos al año en todo el país, aunque no aclara el perfil de las comunidades contagiadas.
La apuesta de las autoridades sanitarias es aislar a la gente que presenta la epidemia en el albergue de Mexicali mientras esperan apoyo federal para las vacunas. Cristina Gaucho, una de las encargadas del albergue Agape Misión Mundial, donde se presentó el último brote, detalló que el problema es el hacinamiento. “Tenemos muchísima gente, los niños tiene que bañarse, tienen que comer… entonces, las mamás entran y salen a los cuartos y llevan el virus” .
Los síntomas de la varicela incluyen fiebre, pérdida de apetito, dolor de cabeza, cansancio y, en etapas avanzadas, bultos rojos en la piel, pequeñas ampollas y costras. Ataca principalmente a niños. En cambio, el dengue, toma más casos de adultos y, en los últimos tiempos, ha incrementado hasta el 250%, principalmente en Chiapas.
Los chiapanecos siguen siendo la población mexicana más afectada por el virus del dengue; durante las 21 primeras semanas del 2019, el estado reportó a más de 300 enfermos con datos de alarma y dengue severo. Aunque la enfermedad también es muy frecuente en Centroamérica, aún no hay un señalamiento directo.
La organización Mexicanos contra la Corrupción reprochó al gobierno mexicano en un informe que esté llevando la austeridad al extremo de no querer gastar dinero “para la adquisición de las sustancias químicas” que combaten el mosquito transmisor que hasta la fecha se ha cobrado 42 víctimas mortales.

Previous Tlalpan, tercer lugar en incidencia de secuestros
Next Ebrard a aclarar dudas sobre acuerdo: Senado