LA CNTE, REPASANDO LAS LECCIONES QUE IMPARTIRÁN A LOS NIÑOS


Por Roberto Cruz

La semana pasada, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, los profesores disidentes, bloquearon, tres días seguidos, la Cámara de Diputados, que revisa y discute las leyes secundarias de la Reforma Educativa lopezobradorista.
El último día, el jueves, mantuvo encerrados a los empleados del recinto legislativo, y a algunos legisladores, casi desde mediodía, a pesar de que, horas antes, una comitiva se había reunido con Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional, cosa que para algunos grupos, que como ellos sostienen demandas, sería un lujo que el propio Presidente de la República los recibiera.
A algunos los recibe algún subsecretario y festejan cuando logran que los voltee a ver un Secretario, como sucedió con los policías federales “rebeldes”, que al fin, la semana pasada, pudieron hablar con Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad.
Pero los profesores de la CNTE son “revolucionarios fifís”; ellos dialogan con el Presidente directamente; no se rebajan al bajo nivel del Secretario de Educación, Esteban Moctezuma.
Los diputados debieron suspender, la semana pasada, la sesión para pasar al pleno la versión definitiva de las leyes secundarias y anunciaron que hoy miércoles la reanudarían.
Este domingo, la CNTE volvió a sacar sus fantasmas. Anunció que volverían a bloquear el recinto legislativo para “vigilar que incluyan sus demandas”. Eso significa que no confían en el Presidente López Obrador, pues ya les dijo que sí, e incluso que no fue a propuesta de ellos, sino de él.
El martes reiteré el tema en la “mañanera”. Utilicé algunos de sus adjetivos para ver si así obtenía mejores resultados en su respuesta que la vez anterior.
En parte de mi pregunta expresé:
“Para muchos, estos bloqueos de la CNTE, como usted ha mencionado estos calificativos, pues ya ‘fuchi’, ¿no?; ya ‘guácala’ la CNTE. Ya obtuvo algunos puntos que exigía.
“¿Existe un compromiso preciso de la CNTE para ya no realizar protestas y bloqueos después de recibir estas demandas, que se les han solucionado positivamente?
“Algunos consideran que a la CNTE se le apapacha demasiado. ¿Existe este apapacho hacia la CNTE?”.
El Presidente me respondió a su estilo, salpicando su respuesta de otros temas. Yéndose, alejándose, alejándose, alejándose. Pero también con expresiones empatadas, sin una aparente congruencia.
“Yo estoy seguro de que se va a terminar de aprobar lo de las leyes secundarias; están bien en el proyecto. No es una concesión graciosa”. Imagino que esto último se refiere a las concesiones a la CNTE.
“Todos tenemos que autolimitarnos, todos; no pasarnos. Entonces, eso da efecto”.
Hasta aquí tenía el tema, pero no la respuesta a la pregunta.
Luego dio el primer brinco. Habló de la lucha de los maestros y de cómo resolver conflictos, pero no dio su versión de cómo entendería él que la CNTE tuviera ya sus exigencias en las manos, pero siguiera amagando con bloqueos.
“Primero, es una lucha de los maestros de tiempo atrás el que se respeten las normales porque había una política de cerrar normales, desaparecerlas; muchas fueron eliminadas con la excusa de que se formaban subversivos, rebeldes, rojillos; todas esas manifestaciones. Y se luchó porque se mantuvieran las escuelas…
“Es que es un procedimiento distinto el atender conflictos mediante el diálogo y escuchando a todos, y no usando la fuerza, la descalificación…
“Si cualquier acción se responde con uso de la fuerza, con insultos o con agresiones, pues, entonces, nos empantanamos, nos entrampamos, y la autoridad no debe de engancharse; debe de actuar con prudencia”.
Enseguida, esta parte de la respuesta me pareció un simple montón de palabras con falta de coherencia, como cuando quieres “zafarte” de un tema.
“Hay cosas en donde debe prevalecer más el sentido común, el buen juicio. A veces, como dicen, no es posible esto; está exagerado; no tiene sustento; no hay pruebas; son intereses particulares; no son intereses generales, sí, pero el respeto, la tolerancia, la libertad de manifestación, equilibrar todo eso y llegar a un acuerdo”.
Como dijo el cómico: “¡Que alguien me explique!”.

Previous López Obrador llama a la sociedad mexicana a colaborar en caso Ayotzinapa
Next Inversión por 1,200 mdp en espacios deportivos: Del Mazo