COMIENZA SEMÁFORO NARANJA EN LA MITAD DEL PAÍS


México comenzará la semana del 15 al 21 de junio con la mitad de los estados en color naranja y el resto sigue en color rojo, con una cifra de 17 mil 141 muertes y los casos confirmados llegaron a 146 mil 837

México mantuvo cerrada su economía no esencial durante los meses de abril y mayo, en los que aplicó medidas de contingencia y de confinamiento a su población; a partir de junio puso en marcha la etapa de la nueva normalidad con una apertura gradual con base en un semáforo de cuatro colores en los estados del país.
El país comenzará la semana del 15 al 21 de junio con la mitad de los estados (16) en color naranja y el resto en color rojo, por lo que algunas entidades podrán reactivar ciertas actividades, según informó el Subsecretario para la Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.
Imparable el ascenso de defunciones en nuestro país por COVID-19, suman ya 17,141 el número de víctimas fatales, quienes no lograron vencer a esta fatal enfermedad, cifra que registró un aumento de 269 fallecidos reportados en las últimas 24 horas, en tanto que el número de defunciones sospechosas se ubica ya en los 1,531 decesos.
Al rendir el informe de COVID-19, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell, indicó que las personas confirmadas activas al virus se ubicaron en 22,394, lo cual significó un aumento de 654 personas que se mantienen en potenciales transmisores del virus.
Asimismo, el número de sospechosos acumulados pasó de 56,926 la víspera, a 52,636 casos este domingo, mientras que el número de confirmados acumulados se ubicó en 146, 837 personas desde que inició la epidemia en nuestro país, lo cual significó un aumento de 4,147 nuevos casos en las últimas 24 horas en donde, reconoció “tampoco se ve una tendencia a la estabilización a nivel general”.
Al presentar el semáforo epidemiológico que inicia este lunes y hasta el próximo domingo, contempla a la mitad del país en rojo, es decir, riesgo extremo de contraer COVID-19, y la otra mitad se encuentra en naranja, es decir, por debajo del riesgo extremo, pero todavía por encima del riesgo medio.
Estos colores, precisó, contemplan aspectos como la ocupación hospitalaria con pacientes con Síndrome Respiratorio Agudo Grave, el incremento de nuevos casos, la velocidad a la que se registran estos nuevos contagios, la velocidad a la que se ocupan los hospitales CO-VID, así como el porcentaje de personas que tienen muestras en de laboratorio y que han dado positivo a SARS-CoV2.
El mapa epidemiológico se incluyen tres elementos: color rojo o naranja, así como un triángulo rojo -significa tendencia a incrementar los contagios-, hacia arriba o un triángulo amarillo hacia abajo -tendencia a la disminución en los contagios-, así como un cuadro rojo o naranja -situación de cierta estabilidad en la transmisión del virus.
López-Gatell insistió en que ésta va a ser una epidemia prolongada, la cual, pese a los alarmantes números de contagiados, de portadores del virus, así como de todos aquellos fallecidos que han enlutado un hogar, la estrategia de distanciamiento social y confinamiento en el hogar, ha permitido alcanzar una reducción del 81por ciento, respecto a los números que se hubieran alcanzado.
Sin ambas estrategias, abundó, “en su momento hubiera implicado la necesidad de tener que contar hasta 4,500 camas de terapia intensiva en un mismo día, y no sólo no se alcanzaron esas cifras, sino que se ubicó entre 1,600 y 1,800 camas ocupadas en un mismo día, con esta estrategia”.
Los deportes profesionales se juegan a puerta cerrada y sin público en Semáforo Rojo y Naranja.
Aguascalientes, Baja California Sur, Campeche, Chihuahua, Coahuila, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Nuevo León, Quintana Roo, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas, Yucatán y Zacatecas son las entidades que permanecerán en color naranja desde el lunes 15 de junio.
En rojo se quedan Baja California, Chiapas, Ciudad de México, Colima, Estado de México, Guerrero, Hidalgo, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Sinaloa, Sonora, Tlaxcala, Veracruz.
Son cuatro factores los que se consideran para cambiar el color del semáforo en las entidades: porcentajes de ocupación hospitalaria; tendencia de casos hospitalizados; tendencia de casos de Síndrome COVID-19, y porcentaje de positividad COVID-19.

Previous Sigue Edomex en semáforo rojo y es necesario reducir movilidad en todas las regiones: Del Mazo
Next Europa reabre sus fronteras tras meses de aislamiento