LA UTOPÍA DE LAS CIFRAS CON LA 4T


Por Luis Pina Da Silva

Han pasado poco más de dos años del mandato de Andrés Manuel López Obrador y, en ese largo trecho, lo que se ha observado es una inquietante necedad de hablar del pasado, de referirse a los problemas que enfrentan los mexicanos como un remanente de las administraciones pasadas, del neoliberalismo, de los conservadores.
Y en esa utópica disertación, se asegura que a partir del 1 de diciembre del 2018, México mejoró en todos los renglones pero, sobre todo, en seguridad.
Los corifeos del mandatario sostienen una realidad que dista mucho de la que todos los mexicanos ven día con día.
Por ejemplo, se asegura que los delitos del fuero común de alto impacto tuvieron descensos superiores a 20 por ciento en 2020, como si el secuestro, robo a transeúnte, robo de vehículo, robo en transporte público individual y colectivo, robo de ganado, robo a casa habitación pudiera descender por decreto.
Y ni qué decir de los delitos e alto impacto, donde las cifras alegres nos indican que 16 presentan una baja, destacando progresivamente el robo en transporte público, que tiene una baja de 37.6%; el secuestro, con 36.4 por ciento; robo a vehículo automotor, 24.4%, y así sucesivamente, dando un promedio, en el caso de los robos, de 21% de disminución.
Quizá el dato sea, en cierto modo correcto, pero hay que apuntar un hecho: los gobiernos de los estados son quienes hacen el trabajo y reportan las cifras al Gobierno Federal.
La paradoja es que, para la 4T resulta cómodo presumir supuestas reducciones en los índices de criminalidad y se pone “el sombrero ajeno” en lo que respecta a aciertos, pero mantiene una postura férrea contra los gobiernos estatales y municipales al señalar con dedo flamígero que no son constantes ni efectivos en sus labores.
Se dice que percepción es realidad y la realidad es que los asaltos crecen y el Gobierno Federal no tiene una política de seguridad que logre amalgamar los esfuerzos y, con ello, contener el ataque contra la ciudadanía.
Dicho en forma llana, no tienen ni la menor idea del “cómo” y lo más lamentable es que todo parece indicar que la intención es amalgamar los recursos de un despreciado pueblo mexicano de cara a las elecciones del 6 de junio, ya que todo hace prever que la intención es perpetuar en el poder a los políticos de izquierda.

Previous AMLO y Putin acuerdan traer SPUTNIK V a México
Next Por la pandemia aplazan entrega del Informe de Cuentas Públicas del Edoméx