Y AHORA LUIS DONALDO COLOSIO

Por Juan Bustillos

A 53 días de cumplirse 25 años del asesinato de Luis Donaldo Colosio en Lomas Taurinas empieza el uso periodístico –y necesariamente político— de su nombre y de las circunstancias en que le arrebataron la vida cuando recorría el país en busca de la Presidencia de la República como candidato del PRI, el partido que presidió y que ahora está moribundo o, por lo menos, en coma después de la derrota del primer domingo de julio pasado.
A partir de una investigación de la periodista Laura Sánchez, que tuvo acceso a los documentos que en el 2000 fueron reservados por 35 años, el periódico El País publicó un reportaje que da el banderazo de arranque a un nuevo debate.
Los papeles, dice el reportaje, contienen “careos, testimonios, fotografías y extractos de la averiguación previa que no fueron incluidos en la versión pública de la PGR”.
El alegato gira en torno a la posible inocencia de Mario Aburto, quien se encuentra en prisión como asesino único de Luis Donaldo. Desde luego refiere que fue torturado y obligado a declarar conforme lo ordenaron los policías.
En realidad, a la vista, la narrativa no aporta información que no se hubiese manejado en el último cuarto de siglo, en especial durante los años más cercanos al magnicidio, cuando, cada 23 de marzo, se recordaba el sacrificio de Pelo Chino.
El cumplimiento de 25 años del magnicidio que cambió la historia del país será especial no sólo porque se trata de un cuarto de siglo, sino porque su hijo, Luis Donaldo Colosio Riojas, decidió seguir sus pasos; es diputado, pero no fue postulado por el PRI, sino por Movimiento Ciudadano, del ex priísta Dante Delgado.
Colosio Riojas dijo en enero de 2018 que si su padre reviviera volvería a morir de tristeza al ver el estado en que está el partido que encabezó.
Especial porque en el nuevo régimen es figura principalísima quien fuera su secretario particular en la Secretaría de Desarrollo Social, en el PRI y como candidato presidencial. Alfonso Durazo es secretario de Seguridad y Protección Ciudadana en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, otro ex priísta.
Especial también porque en la Cuarta Transformación es secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard, el discípulo y principal operador político de Manuel Camacho que compitió a Luis Donaldo por la candidatura presidencial aún después de haber sido postulado por el PRI.
No son todos, pero son elementos suficientes para que nos sumerjamos en un debate que necesariamente será morboso. Pronto estaremos enfrascados en él.
Recordemos sólo que cuando los restos de Pelo Chino llegaron a la funeraria d la Ciudad de México, Alfonso se cruzó en el camino de Manuel y le comunicó que su presencia no era bien vista en el funeral.

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba