La India continúa paralizada ante multitudinarias protestas en contra de la ley que excluye a musulmanes.


 

Este fin de semana las multitudinarias manifestaciones en contra de la ley, que según las autoridades no quita ciudadanía sino que da una ciudadanía extra a refugiados musulmanes en la India, alcanzaron su punto más álgido, orillando a las autoridades a suspender temporalmente el acceso a Internet en varias ciudades del norte del país. Así mismo se declaró toque de queda en varias localidades y se han contabilizado hasta el momento cinco muertos y decenas de heridos como consecuencia de los enfrentamientos entre manifestantes y la policía.

Durante la semana pasada estallaron las protestas luego de que la Cámara Alta del Parlamento aprobara una enmienda a la ley de Ciudadanía que busca favorecer a quienes llegaron al territorio indio como refigurados de Afganistán, Bangladesh o Pakistán, siendo la mayoría musulmanes. El primer ministro, Narendra Modi, calificó en redes sociales este día como “histórico”, ejemplo de “la compasión y fraternidad” de su país para quienes “se han enfrentado durante un año a la persecución”. Sin embargo, las manifestaciones se volvieron cada vez más violentas y desde el 11 de diciembre las autoridades optaron por limitar el acceso a Internet como medida para calmar la organización de los manifestantes.

Por su parte la jefa interina del Congreso y líder de la oposición, Sonia Gandhi, dijo que con la aprobación de dicha ley se “marca la victoria de las fuerzas de mente estrecha e intolerante sobre el pluralismo de la India”. De igual manera el veterano líder del Congreso P. Chidambaram, coincidió en que la enmienda es “insidiosa” y viola lo que establece la constitución para reconocer la ciudadanía por “nacimiento, descendencia, registro, naturalización y por incorporación al territorio” y bajo persecución religiosa. Así mismo, la organización Human Rights Watch denunció que la ley “es discriminatoria” al basarse en la religión y “suena hueca porque excluye a los Ahmadiya de Pakistán y a los Rohinyás de Birmania», ambos grupos perseguidos en sus países.

Previous A PAGAR MÁS IMPUESTOS DURANTE 2020 EN LA CDMX
Next Tenemos calendario de Champions, hay encuentros de alto nivel y un gran riesgo para el ‘Chuky’