4T TRAS MANCERA POR TRANSFERENCIAS MILLONARIAS A GARCÍA LUNA


La UIF detectó transferencias de varios millones a la empresa Glac Security Consulting Technology Risk Management, propiedad del exsecretario de Seguridad en México.

La Cuarta Transformación (4T), encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, puso en la mira a Miguel Ángel Mancera, ex jefe de Gobierno de CDMX, por los nexos que tuvo con el ex secretario de seguridad en el sexenio de Felipe Calderón y quien ahora está detenido en Estados Unidos, Genaro García Luna.
Además del “Jefe Mancera”, como se le conoció durante su gestión como Jefe de Gobierno de la capital mexicana, el actual gobierno de la CDMX ha iniciado una cacería de ex funcionarios que trabajaron con él y que también realizaron diversos desvíos, al menos 5 de ellos están detenidos y siendo investigados.
A partir de un pago realizado en su administración a las empresas de Genaro García Luna, el gobierno federal y el gobierno de la CDMX abrieron investigaciones en contra del exjefe de Gobierno capitalino y actual senador de la República, Miguel Ángel Mancera. Las transferencias a la empresa Glac Security Consulting Technology Risk Management, propiedad del exsecretario de Seguridad preso en Estados Unidos, fueron detectadas por la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda y ya dieron pie a que el actual gobierno capitalino ordene una investigación a la Procuraduría General de Justicia de la ciudad, en la que podría citarse a declarar a Mancera.
Los pagos, que están plenamente documentados por Hacienda, formaron parte de algunos contratos de asesoría que las empresas de seguridad de García Luna le brindaron al Gobierno de la CDMX en el sexenio pasado. Incluso, un exfuncionario de la administración mancerista, Joel Ortega, quien fuera director del Metro de 2012 a 2015 y renunciara en medio del escándalo de corrupción de la Línea 12, que fue el punto de ruptura total entre Mancera y su antecesor Marcelo Ebrard, era el vínculo entre el gobierno capitalino y Genaro García Luna, pues después de que salió del Metro, el exsecretario de Seguridad federal lo reclutó como su asesor y era quien se encargaba de operar los contratos con el gobierno de la ciudad.
Casi al mismo tiempo que Santiago Nieto daba a conocer los pagos del gobierno mancerista a una compañía de García Luna, se activaron también otros expedientes e indagatorias en contra de excolaboradores cercanos al líder de los senadores del PRD, entre ellos las acusaciones a Julio César Serna Chávez, exjefe de Gabinete de Miguel Ángel Mancera, por diversas irregularidades cometidas durante su gestión como director de la Central de Abastos.
Raymundo Collins, exdirector del Instituto de Vivienda en el sexenio mancerista, también ha sido acusado de actos de corrupción y de cobro de sobornos a empresarios durante su gestión de 2012 a 2018 y la Procuraduría General de Justicia ya libró una orden de aprehensión en su contra, ante lo cual también Collins, otro de los cercanos a Mancera, aunque antes lo fue también del ahora canciller Marcelo Ebrard, ha tramitado una solicitud de amparo ante la justicia federal.
Ha sido tal el embate contra el grupo mancerista, que hoy queda claro que al senador y coordinador de la reducida bancada del PRD parece habérsele acabado el periodo de gracia que le dieron en la 4T ante las irregularidades detectadas en varias áreas de su gestión como gobernante capitalino.
Incluso en las cúpulas del Senado se maneja la versión de que a Mancera lo tuvieron en los últimos meses presionado y amenazado con activar investigaciones en contra de su administración y de sus colaboradores más cercanos si no aceptaba ciertas “indicaciones” de la mayoría morenista sobre la votación de ciertos temas en la cámara senatorial.

Previous Trump pide ayuda ante escalada de tensiones con Irán
Next Asciende a 27 el número de personas muertas que han dejado los incontrolables incendios en Australia.