¿CUÁNTOS SÓTANOS DEL PODER HAY?


Por Juan Bustillos

La violencia en Guadalajara con pretexto de las protestas por el asesinato de Giovanni López en Ixtlahuacán se está convirtiendo en bomba de tiempo.
Enrique Alfaro no se mueve de su explicación original de que en los “sótanos del poder” habita gente de Morena, cercana al Presidente López Obrador, sospechosos de querer construir en Jalisco, “toda proporción guardada” un nuevo Ayotzinapa, si bien ahora señala también al crimen organizado que habría infiltrado a la policía ministerial de la Fiscalía local.
El gobernador ha sido un poco más explícito, aunque se cuida de inmiscuir a López Obrador: “Yo al Presidente lo respeto y lo aprecio por muchas razones, yo no creo que él sea capaz de una cosa así, pero alrededor de su Gobierno y de su partido hay gente que está dispuesta a todo por su ambición de poder”.
Habla de la filtración de datos personales de morenistas que participaron en la manifestación del jueves pasado que por la violencia conmocionó a los tapatíos.
Si recordamos, los provocadores intentaron incendiar a un policía, quemaron dos patrullas y dañaron varios edificios. Ni el palacio de gobierno se salvó.
Alfaro emplazó al gobierno federal a probar que no tiene que ver con la violencia ocurrida en Guadalajara con pretexto de las protestas por la muerte de Giovanni López en Ixtlahuacán a manos de la policía.
Tiene un dato, uno solo. La titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres, Candelaria Ochoa, estuvo en la manifestación.
Dice el gobernador: “Si el Gobierno federal no tiene nada que ver con todo lo que pasó, entonces tienen que explicar por qué una funcionaria de primer nivel de la Secretaría de Gobernación, como Candelaria Ochoa, que está aquí en las fotografías encabezando y organizando la manifestación está junto a encapuchados”.
Ochoa no niega su participación. En su cuenta de twitter escribió: Si @EnriqueAlfaroR que no te extrañe, estuve en la marcha porque lucho por ideales y los defenderé siempre. Y los testimonios que he recibido de las chicas violentadas son mi razón, estoy y estaré!”.
Dicen que una golondrina no hace verano, pero ¿la participación de la diputada Ochoa es suficiente para hablar de los sótanos del Poder y del interés de Morena en desestabilizar a Alfaro y a Jalisco? Se antoja absurdo que la comisionada para prevenir y erradicar la violencia contra la mujer públicamente coordinara o vigilara que los sotaneros del poder cumplieran la consigna.
En todo caso ¿quiénes alrededor del gobierno de AMLO y de Morena están dispuestos a todo para satisfacer su ambición de poder?
El gobernador insiste en que a Guadalajara llegaron personas provenientes de Yucatán, de la Ciudad de México y de otros lugares con intereses difíciles de identificar.
Sin rodeos afirma que “Construyeron una historia, construyeron una estrategia, que buscaban que hubiera muertos en Jalisco”.
Pero ¿quiénes son?
¿Basta la presencia de Ochoa para sostener las acusaciones de Alfaro?
Por otra parte, el gobernador culpa también al crimen organizado de haber infiltrado a la policía ministerial que, de no ser por la rápida reacción del Fiscal Gerardo Octavio Solís Gómez habría desaparecido a 28 jóvenes que detuvieron a pesar de tener ordenes en otro sentido?
Semanas atrás, en plena campaña de relaciones públicas el cartel local de la droga repartía abiertamente despensas entre la población afectada por el confinamiento.
¿Será que hay más de un sótano del poder o que en el mismo conviven más de una especie?

Previous Es injusto que Alfaro tratara de involucrar al Gobierno federal y a mí en protestas: AMLO
Next Rediseño de sistema educativo es un reto urgente para nuestro país