Ahumada de nuevo en la mira de la FGR


La sombra del polémico empresario de origen argentino Carlos Ahumada, quien no termina de solventar sus problemas con la justicia mexicana después de casi cuatro décadas, todavía se percibe en el estado de Guerrero.
Ahumada tejió una red de complicidades para sus negocios, con la complicidad de autoridades de los tres niveles, principalmente en la región de Tierra Caliente, donde es propietario de mineras como La Suriana y Beneficiadora de Minerales Temixco en el municipio de Arcelia, bastión de la extinta Familia Michoacana.
A pesar de residir actualmente en Argentina, Ahumada sigue ligado a México, donde logró construir un emporio como contratista de gobiernos municipales y estatales e, incluso, del gobierno de la capital del país en la década de los 90.
El nombre de Ahumada volvió a resurgir esta semana, luego de que un juez federal le negó “por notoriamente improcedente” una solicitud de amparo. El revés judicial coincidió, paradójicamente, con la detención de su expareja y cómplice en la difusión de los videoescándalos con los que el empresario y la entonces dirigente nacional del PRD, pretendieron descarrilar la candidatura de Andrés Manuel López Obrador hacia la Presidencia en el 2006.
De acuerdo con el juez Patricio Leopoldo Vargas Alarcón, titular del Juzgado Décimo de Distrito de Amparo en materia Penal, el recurso que promovió el empresario argentino contra la intención de la Fiscalía General de la República (FGR) de judicializar dos averiguaciones previas, donde se le vincula en los delitos de extorsión, fraude específico, falsificación y uso de documentos falsos, fue presentado de manera extemporánea.
En consecuencia, la FGR podrá seguir el juicio contra Ahumada Kurtz, y eventualmente citarlo a declarar o incluso solicitar una orden de aprehensión en su contra.

Previous Más de 1 millón de mexiquenses salieron de la pobreza en los últimos dos años: Del Mazo
Next LA “COINCIDENCIA” DEL JUEZ VENGADOR