Robles desiste de declararse culpable, pero aún negocia con la FGR

Aunque Rosario Robles, exsecretaria federal en el gobierno de Enrique Peña Nieto (2012-2018), desistió este martes de declararse culpable por el delito de ejercicio indebido del servicio público en la modalidad de omisión, todavía podría llegar a un acuerdo con la Fiscalía General de la República (FGR) por el cargo de delincuencia organizada.

La defensa de Robles, que buscaba un acuerdo para tener una pena máxima de seis años de prisión por el cargo de ejercicio indebido del servicio público, presentó un escrito a la FGR en el que desistió de su solicitud «por la forma sistemática de obstaculizar cualquier escenario que permita un procedimiento abreviado»

Esta decisión responde «a la pretensión de las autoridades ministeriales y del Poder Ejecutivo federal de someterla a un procedimiento penal en el que existe intencionalidad de mantenerla en prisión a toda costa y bajo cualquier circunstancia», indica el documento.

Robles, en prisión preventiva desde agosto de 2019, está acusada de permitir el desvío de fondos por 5,000 millones de pesos a través de universidades públicas y empresas fantasma en una trama conocida como «La Estafa Maestra».

Este mismo martes, el abogado de Robles, Sergio Arturo Ramírez, informó en conferencia de prensa que se tiene conocimiento de la existencia de una orden de aprehensión contra su clienta por delincuencia organizada.

Y aunque señaló que a la exfuncionaria todavía no se le notifica oficialmente sobre esta nueva acusación, estaría dispuesta a buscar reuniones con la FGR para volverse testigo colaborador.

Arturo Ramírez agregó que la posibilidad de esta colaboración es por el tipo penal que le estarían imputando a su clienta. Por lo que, enfatizó, ella podría presentar todas las evidencias necesarias ante el Ministerio Público para poder acogerse a ese criterio.

En esas pruebas, agregó el abogado, figuran Luis Videgaray y Emilio Zebadúa, exoficial mayor de la Sedesol y de la Sedatu.

Sergio Ramírez explicó que en lo que respecta al delito de ejercicio indebido del servicio público, Robles no obtuvo recursos de los desvíos, por lo que el tipo penal (imputado por omisión) no procede para acogerse al criterio de oportunidad.

«No se va a declarar culpable, no va admitir que es culpable de un delito que no cometió, ya que no está previsto ese escenario y no puede abrirse un juicio hasta en tanto no se resuelva el amparo que se tiene», precisó el abogado.

Pero, mencionó, el juicio de amparo que se tiene en curso podría resolverse antes de que la Fiscalía General pretenda la apertura de la etapa de juicio oral, su clienta buscará aportar la información necesaria a la investigación por el ilícito de delincuencia organizada. Sin embargo, de obtener el amparo, la acusación por ejercicio indebido del servicio público tendría que sobreseerse; es decir, que se daría carpetazo a esa acusación.

No obstante, si la autoridad ministerial admite que Robles Berlanga se adhiera como testigo colaborador, y se confirma que posee información suficiente sobre las pesquisas que realiza la FGR, se le otorgarían beneficios de ley.

«Hoy que ya pudimos empatar con la Fiscalía y nosotros como defensa en una fórmula que las declaraciones de la maestra Rosario Robles sean contundentes para poderse acoger a estos criterios, entonces es con la figura de SEIDO, por conducto de su fiscal, que va a mandar al Ministerio Público para que empiece ya esta comunicación, ya no por conducto del defensor, sino directamente con la FGR”, agregó Sergio Ramírez.

Botón volver arriba