LOGROS Y DEUDAS A UN AÑO DEL TRIUNFO DE AMLO


Por Jorge Petrikowski

Un año ha pasado desde el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, aquel domingo en el que, después de contender en dos ocasiones, logró un número de votos mayor al de cualquier otro presidente de la república y ante estos hechos con una expectativa que también supera a la de cualquier otro mandatario, pero ¿ha correspondido AMLO a todos sus votantes?
Si bien es un año desde el triunfo sólo son seis meses de gobierno, lo que complica de sobremanera hacer una balance de algunos de los grandes problemas que aquejan al país; temas como seguridad, relaciones exteriores y comercio tendrán que analizarse de manera somera, pues nadie podría hacer maravillas con el desastre que se arrastra desde hace varios sexenios.
La seguridad parece empeorar, los datos muestran que no hay una mejoría, sino todo lo contrario, aumento en los delitos de alto impacto, pero como ya lo dije sería difícil culpar al actual presidente por un problema causado por estrategias fallidas, una tras otra, lo que se puede analizar es la intención y los esbozos que se han visto, que iniciaron muy bien combatiendo el robo de combustible, uno de los problemas más importantes que aquejaban al país y que parecen no haber respondido a nada más. La Guardia Nacional no podrá solucionar todo y tendrán que buscarse nuevas y más efectivas estrategias que hasta ahora.
Uno de los temas más relevantes es sin duda el de la migración, que ha levantado ámpula en millones de mexicanos que han visto con malos ojos darle permiso de empleo a miles de inmigrantes si no se puede dar a los connacionales, además de parecer ceder a todos los designios que el vecino del norte impone, tanto que la política migratoria ha cambiado radicalmente y de un momento a otro ya no se quieren más migrantes en el país y se les repatria a los que toman a México como ruta a Estados Unidos.
Las gasolinas, uno de los temas más importantes durante su campaña se ha convertido en arma de doble filo, pues pese a que el incremento no ha sido sustancial y responde a la inflación, no ha bajado el precio como lo prometió, aunque los cambios en Pemex han sido visibles y en muchos casos plausibles, lo que se espera se traduzca en mejores precios, que de no ser así puede ser uno de los tópicos que sepulten la continuidad de su proyecto.
Las fallas en estos meses de gobierno han sido visibles y más cuando el mandatario mismo se retracta cada de decisión que le es cuestionada, si las acciones corresponden al plan que busca deberá mantenerlas por polémicas que sean, pero eso sí, sostener con acciones lo que ha dicho durante años en discursos y dejar a un lado las excusas y pasarle la bolita a otros gobiernos, pues si bien en estos meses son comprensibles, con el paso del tiempo ese discurso se agotará y parecerá que todas esas buenas intenciones sólo fueron palabras vacías.

Previous Cumplidos 78 de 100 compromisos a un año del triunfo electoral: AMLO
Next Transporte moderno en beneficio de los mexiquenses: Del Mazo