MORENA VS. MORENA


Por Lourdes Mendoza

¡El peor enemigo de Morena está en casa! El proceso electoral 2020-2021, el más grande de la historia del país, inicia en septiembre y en Morena se están agarrando a sombrerazos. Alfonso Ramírez Cuéllar vs. Yeidckol Polevnsky, Ricardo Monreal vs. John Ackerman, bueno, hasta Andrés Manuel López Obrador vs. Miguel Barbosa.
Ah, me dicen que el rumor de que Porfirio Muñoz Ledo había renunciado a Morena fue fuego amigo, por eso el diputado se lanzó con todo con la frase: “En el partido hay diferentes Morenas: en un extremo, los serviles que se someten a la “línea” para conseguir un hueso; y en otro, los congruentes que luchamos por la preservación y aplicación de los principios que la gente aprobó con su voto. Que se vayan del partido los lambiscones y corruptos. Nosotros nos quedaremos”.
Una que se atrevió a contestarle a Porfirio en Twitter fue la senadora —con “S” y no con “C”— Citlalli Hernández: “Yo pienso que la dicotomía en pugna es distinta y más profunda. No es entre lambiscones y congruentes. Es entre quienes ejercen la política tradicional del viejo régimen y quienes queremos modificar y dignificar el quehacer político”. ¿Se puso el saco?”.
Y ¿qué les pareció el llamado de Ackerman para destituir a Ricardo Monreal de la coordinación de Morena en el Senado? No fue broma, el investigador quiso meterse en la vida parlamentaria y seguro hizo bilis cuando Monreal tuvo el respaldo de propios y extraños. Ackerman se tuvo que quedar con el coraje y todo por una entrevista que el senador dio al periodista Carlos Loret de Mola el mismo día que sacó un reportaje sobre las propiedades del matrimonio Ackerman-Irma Eréndira Sandoval.
Y bueno, el conflicto que más ha escalado es el de Ramírez Cuéllar vs. Polevnsky. El diputado con licencia denunció a su antecesora ante la Fiscalía General de la República por haber autorizado el pago de 395 millones de pesos en obras fantasma. El Comité Ejecutivo Nacional de ese partido señala a Yeidckol por presunto lavado de dinero y daño patrimonial.
Ella, por su parte, acusó a Ramírez Cuéllar de dañar la imagen de Morena, reducir siete puntos la intención del voto, polarizar y dividir a militantes, daño moral a dirigentes partidarios y confrontación política con AMLO. Todo esto en ¡cuatro meses!
Y yo les recuerdo que López Obrador dijo que renunciaría a Morena si el partido “se echa a perder”. Así como van las cosas, AMLO no debería tardar en presentar su carta de renuncia.
Pero qué les cuento que este 9 de julio se cumplen seis años de que el Instituto Nacional Electoral le otorgó a Morena su registro como partido político. Y según Isaac Montoya, coordinador de eventos, AMLO enviará un video para la militancia ¿qué les dirá?, ¿que siguen siendo la esperanza de México?, ¿que juntos harán historia? ¡Hagan sus apuestas!
Un análisis de Integralia precisa que el mayor efecto político que tendrá el Covid-19 se verá reflejado en los comicios de 2021, cuando se renueven la Cámara de Diputados, 15 gubernaturas, 30 congresos locales y casi dos mil ayuntamientos.
Recuerda que el partido en el gobierno ha pagado un costo electoral en otras crisis. En 1995 hizo que el PRI perdiera 61 escaños en la Cámara de Diputados en las intermedias de 1997 y en el 2008 provocó que el PAN perdiera 63 escaños en el 2009.
“Si bien es incierto el impacto que la crisis actual pueda tener en las elecciones del 2021, es muy probable que Morena obtenga menos votos y curules como consecuencia del enojo social ocasionado por la crisis económica”, advierte la consultora y a esto súmele las pugnas internas en el partido.

Previous No vamos a abandonar al pueblo de Guanajuato: López Obrador
Next Despliega GEM apoyos para apuntalar reactivación económica en la entidad