50 CANDIDATOS HAN SIDO OBLIIGADOS A SALIR DE LA CONTIENDA POR LA DELINCUENCIA ORGANIZADA

Además el clima de inseguridad en diversas regiones de México obligó a los partidos a no postular aspirantes en algunos municipios.

No existe lugar en la República Mexicana donde grupos delictivos de alto impacto hayan hecho acto de presencia para intimidar, amenazar e, incluso, ejecutar a quienes buscan un cargo de elección popular este 6 de junio.
Las amenazas de la delincuencia organizada y otros grupos de poder, han propiciado que al menos 50 candidatos a Presidencias Municipales y diputaciones locales, hayan decidido abandonar la contienda electoral en las últimas semanas.
Hace pocos días, tres aspirantes a la Presidencia Municipal de Choix, Sinaloa, del PT, PVEM y PES renunciaron a sus candidaturas por presiones armadas; en esta localidad vivían hace 10 años 33 mil personas pero en forma paulatina cientos de personas han dejado sus hogares ante los enfrentamientos y el control del Cartel de Sinaloa.
En esa misma entidad han renunciado al menos 10 candidatos a lo largo de la campaña. Aspirantes a diputados del PT y PVEM, así como a regidores, abandonaron sus candidaturas.
El aspirante a la Presidencia Municipal de Escuinapa, por Movimiento Ciudadano, Hugo Enrique Morena, afirmó que un comando armado lo detuvo y le advirtió que los únicos que podían hacer campaña eran los de Morena.
Mientras que la candidata del PRI a la Alcaldía de Badiraguato, Guadalupe Iribe, suspendió por varios días sus actividades tras ser amenazada.
En Tequila, Jalisco, el abanderado de Morena, Guillermo Cordero, y su suplente, Alejandro García, renunciaron luego de que fueron secuestrados por el crimen organizado.
En Morelos, la candidata de Armonía por Morelos a la Presidencia Municipal de Xochitepec, Alejandra Lagunas, también se bajó de la contienda por presiones de delincuentes, lo mismo que abanderados del PES en el Estado de México, en Donato Guerra y Otzoloapan, municipios del sur del estado colindantes con Michoacán.
En Ciudad Valles, San Luis Potosí, Martha Elba Sandoval, de Fuerza Social por México dejó la contienda. En Zongolica, Veracruz, el aspirante Miguel de la Torre, abandonó su candidatura.
La semana pasada, en la sesión del consejo general del Instituto Electoral del Estado de México, Morena, PRD, RSP y PES advirtieron que las agresiones contra candidatos en al menos 15 municipios el sur, desde Donato Guerra hasta Tlatlaya, en los límites con Michoacán y Guerrero, habían orillado a retirar a sus candidatos.
Sin embargo, también se ubican municipios de la zona oriente, como Chalco, Ixtapaluca, Ecatepec, Nezahualcóyotl o La Paz.
“Hay amenazas a nuestros candidatos en el sur del estado, ahí se vive bajo el yugo de la delincuencia organizada”, dijo el representante de Morena ante el Instituto, Jesús Gordo.
Aunque hasta ahora no han renunciado, en municipios de algunas entidades aspirantes se han visto obligados a suspender sus actividades proselitistas.
Así ha ocurrido en Michoacán, donde de acuerdo con el ahora líder de Morena en la entidad, Raúl Morón, en algunas localidades se han suspendido las campañas “porque ahí gobiernan poderes fácticos y no hay garantía de seguridad para candidatos y compañeros de partido”.
En este estado se han identificado al menos 30 municipios críticos. En algunos, como Ecuandureo y Huacana, sólo hay dos candidatos, en otros ha sido difícil la campaña, como Aguililla, Briseñas, Cotija, Tumbiscatío, Nuevo Urecho, José Sixto Verduzco y Tangamandapio.
Además, el clima de inseguridad en diversas regiones de México obligó a los partidos a no postular aspirantes en algunos municipios.
El PRD, PRI y PAN han asegurado que por primera vez decidieron no nombrar a abanderados en decenas de municipios por las condiciones de inseguridad.
Por ejemplo, Redes Sociales Progresistas optó por no registrar a candidatos en 60 municipios o distritos, al considerar que se ponía en riesgo la vida de algún candidato.

Botón volver arriba